lunes, 13 de noviembre de 2017

Tarta de piña sin horno





Hoy estamos de cumpleaños y para celebrarlo hemos hecho una de las tartas más fáciles, ricas y fresquitas que se pueden hacer: Tarta de piña (sin horno). Esta tarta es ideal para hacer con niños ya que sólo tienen que mezclar los ingredientes y seguro que, con recetas así, se les empieza a despertar el amor por la cocina.






Tarta de piña sin horno.







Ingredientes:

Para el bizcocho:
- Caramelo líquido (comprado o hecho por nosotros). - 1 lata grande de piña en su jugo (de las de 825 gr aproximadamente).
- 500 ml de leche condensada.
- 600 ml de leche evaporada.
- 2 sobres y medio de gelatina de piña.
- 12 bizcochos de soletilla.

1. Engrasamos un molde desmoldable y forramos la base con papel de hornear.
2. Si optamos por usar caramelo comprado echamos una fina capa sobre la base del molde. Si lo hacemos, echamos la capa de caramelo sobre la base del molde y esperamos que se enfríe.
3. Abrimos la lata de piña, colamos el caldo en un bol y lo reservamos.
4. Ponemos cuatro rodajas de piña sobre el molde y el resto lo trituramos.
5. Calentamos la mitad de la leche evaporada y, cuando esté caliente, le añadimos la gelatina y removemos bien, hasta que se deshaga.
6. Añadimos a la mezcla anterior, el jugo de la piña, el resto de leche evaporada, la leche condensada y la piña triturada, lo mezclamos bien y lo vertemos en el molde.
7. Vamos colocando bizcochos de soletilla por encima, presionando para que no floten y metemos en el frigorífico durante, al menos, 12 horas.
8. Pasado ese tiempo, abrimos el molde quitando el aro y le damos la vuelta a la tarta sobre un plato, de manera que los bizcochos de soletilla queden como base y la piña quede a la vista (tal y como se ve en la imagen).



No hay comentarios:

Publicar un comentario