martes, 5 de enero de 2016

Roscón de Reyes













Empezamos las publicaciones de este nuevo año hoy día 5 de enero, víspera de Reyes y, como no podía ser de otra manera, lo hacemos con un roscón de Reyes. Lo más difícil de hacer un roscón es el amasado, por lo demás no tiene ninguna dificultad así que animaros a hacerlos en casa que están mucho más buenos que los que venden por ahí (salvo en algunas pastelerías en las que realmente hacen unos roscones deliciosos).



La receta que os dejo es la que siempre he hecho, sale un roscón muy esponjoso y aromático. Aunque veáis las fotos con un relleno de nata montada, realmente en casa, lo tomamos sin relleno, mojado en chocolate caliente, está tan bueno que no necesita rellenos. 
Antes de empezar con la receta y, ya que no he publicado durante todas las fiestas quería desearos a todos lo que me leéis un Feliz 2016.




Roscón de Reyes





Ingredientes:

Azúcar aromatizado:
- 125 gr de azúcar glas.
- La piel de medio limón.
- Le piel de media naranja.

Con un molinillo o robot de cocina pulverizamos las pieles de los cítricos y mezclamos bien con el azúcar glas y reservamos.

Para la masa madre:

- 70 gr de leche.
- 10 gr de levadura fresca de panadería..
- 1 cucharadita de azúcar.
- 125 gr de harina de fuerza.
Mezclamos todos los ingredientes y formamos una bola. La ponemos en un recipiente hondo con agua templada y esperamos a que lo bola flote.

Para el roscón:

- La bola de masa madre.
- 100 ml de leche.
- 2 huevos.
- El azúcar aromatizado elaborado anteriormente.
- 450 gr de harina de fuerza.
- 1 pizca de sal.
- 75 gr de mantequilla a temperatura ambiente.

Amasamos todos los ingredientes de nuestro roscón, excepto la mantequilla, hasta que obtengamos una masa homogénea (al menos cinco minutos). Vamos agregando poco a poco la mantequilla y, cuando esté toda integrada, seguimos amasando hasta que obtengamos una masa homogénea y elástica. Formamos una bola con la masa y la ponemos en un molde engrasado hasta que doble su volumen (tapamos con un trapo húmedo para que no se reseque la parte de fuera). Una vez que haya doblado su volumen, desgasificamos con los dedos, dividimos nuestro bola en dos ya que sale suficiente cantidad de masa para obtener dos roscones y les damos forma. Para darles forma, introducimos los dedos en el centro y lo vamos girando alrededor de estos, agrandando el agujero central, hasta obtener el tamaño deseado. Los depositamos en nuestros moldes engrasados o bandejas de horno, introducimos el regalito y el haba dentro, y volvemos a esperar que doble su volumen.

Precalentamos el horno a 175º. Introducimos el roscón, a altura media y lo horneamos durante 15-20 minutos. Sacamos del horno y, una vez frío, decoramos a nuestro gusto y, si lo queremos relleno, partimos a la mitad y rellenamos con la crema que queramos.


Notas: 
Yo uso un molde desmoldable en la fase final del segundo levado, y le pongo un vaso en medio para que no pierda la forma al hornearse.
Empiezo a hacerlo el día 5 por la mañana  y, antes de irnos a la Cabalgata, ya ha finalizado todo el proceso de levados por lo que meto los roscones en la nevera, los saco a primera hora del día de Reyes (mientras estamos con los regalos), para que se queden temperatura ambiente y, los horneo. Los tomamos calentitos, pero nos gustan blanditos y, si los hago el día de antes pierden un poco de esponjosidad y ternura.
No uso agua de azahar porque con los pieles de cítricos ya quedan muy aromáticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario