domingo, 22 de febrero de 2015

Scones



Esta semana salimos de viaje gastronómico de nuevo. Si la semana pasada nos fuimos a Italia, ésta nos vamos a Inglaterra. Los Scones no deben faltar en una buena merienda inglesa, es decir, no deben faltar a la hora de tomar el té. Dicen que fue la duquesa de Belford la que empezó a servir el té servido de Scones y otros dulces, a las 5 en punto de la tarde, en su residencia de verano, el castillo de Belvoir. Al volver a Londrés siguió con la costumbre de invitar a las cinco de la tarde a un té con scones. Costumbre que contó con la aprobación de la Reina Victoria, famosa por, entre otras cosas, gustarle mucho el dulce (de ahí, creo yo, que viene su oronda figura).


Los scones deben servirse un poco tibios y acompañados de Clotted Cream y mermelada de fresa o frambuesa. Aquí en España no conocemos la Clotted Cream pero sí se puede encontrar en supermercados ingleses. Yo aquí la encuentro con facilidad gracias al turismo y muchos ingleses que viven en Tenerife. Si la encontráis no dudéis en comprarla, pero cuidado que, una vez la pruebas, te vuelves adicto y corres el riesgo de terminar como la Reina Victoria. 
Y ahora os dejo con la receta, que es muy fácil, sin necesidad de amasadoras ni nada, sólo los ingredientes, nuestras manos y hornear.





Scones









- 250 gr de harina (70% de cacao).
- 60 gr de azúcar muscovado.
- 15 gr de levadura Royal.
- 65 gr de mantequilla fría cortada en dados pequeños.
- 1 huevo batido.
- 1 pizca de sal.
- La ralladura de medio limón o de media naranja (los prefiero con naranja)
- 60 gr de leche.
- 20-30 gr de pasas (o arándanos deshidratados)
- Huevo batido para pintarlos.

Para servir: Clotted Cream y mermelada de fresas o de frambuesa.

Precalentamos el horno a 200º.

Mezclamos el huevo, la leche y el azúcar. Tamizamos la harina con la levadura, añadimos la mantequilla y mezclamos todo con las manos hasta conseguir una textura arenosa. Añadimos la ralladura de naranja (o limón) y las pasas y mezclamos. Agregamos la mezcla de huevo, leche y azúcar y mezclamos hasta que esté todo integrado, sin pasarnos, sólo necesitamos que los ingredientes estén integrados. Vamos cortando porciones con un cortapastas redondo. La masa que nos vaya sobrando la volvemos a juntar y seguimos cortando hasta que nos quedemos sin masa. Los ponemos en una bandeja de horno, los pintamos con huevo, los dejamos reposar un poco y horneamos 10 minutos a 200º.

Notas: Los Scones se suelen cortar con forma redonda, pero pueden ser triangulares, cuadrados, como queramos.
Si la encontráis no dudéis en comprar y comerlos con clotted cream, si no con mantequilla.
A mí me gusta añadirles ralladura de naranja o limón, preferiblemente de limón, pero incluso se pueden hacer sin ella.

domingo, 15 de febrero de 2015

Castagnole



Por las fechas en las que estamos y, viviendo donde vivo, esta semana no podía ser de otra manera y os traigo un dulce de carnaval. Un dulce típico del carnaval italiano, pero muy muy parecido a nuestras tradicionales rosquillas. Dependiendo del lugar de Italia en el que nos encontremos se denominan de diferente manera, en Venecia se llaman "Fritole", sin embargo en la Emilia Romagna "Castagnole", que es el nombre más conocido internacionalmente.


Como decía, el sabor de los castagnole es igual que el de nuestras rosquillas, la única diferencia es la forma que, en este caso, es en forma de bola pequeñita, para comer de un bocado.


Guardados en un recipiente hermético nos aguantarán perfectamente una cuatro o cinco días, pero no creo que lleguen ni a uno. 



CASTAGNOLE








-2 huevos
- 60 gr. de azúcar
- 75 gr. de mantequilla derretida
- 50 gr. de anís
- ralladura de medio limón
- 300 gr. de harina
- 1 sobre de levadura Royal
Azúcar blanquilla  para rebozar
- Abundante aceite de oliva suave
Derretimos y dejamos enfriar la mantequilla. Tamizamos la harina junto a la levadura y mezclamos con el azúcar. Batimos los huevos con el licor y le añadimos la mantequilla derretida. Añadimos la harina y mezclamos bien hasta formar una masa no pegajosa. Calentamos el aceite con cuidado de que no alcance una temperatura muy alta, para que se nos hagan bien los castagnole y no se nos quemen y queden crudos por dentro. Vamos friendo en tandas pequeñas, cuando estén hechos los sacamos a una plato con papel absorvente y, aún calientes, los rebozamos en azúcar.

Fuente: La cuchara de plata.

sábado, 7 de febrero de 2015

Tortitas con sirope de chocolate




Este mes, tras el descanso del mes de enero, volvemos con los retos "Qué rico, mamá". Este mes, Patricia de Patty´s Cake nos propone preparar una receta que sea de algún libro que nos guste, pero que la adaptemos a nuestros gustos culinarios. La propuesta para mí fue complicada porque no tengo un libro de cocina favorito, tengo muchos que me gustan... pero bueno, al final pensé que este es un reto de cocina para niños y debía hacer algo que a mis hijas les encante y, aunque me han salido españolas y no hay nada que les guste más para desayunar que unos buenos churros con chocolate, no le hacen ascos a unas buenas tortitas recién hechas con sirope de chocolate (por supuesto, casero). 


Recetas de tortitas hay miles, aunque todas tienen la misma base. Las podemos encontrar normales, de chocolate, de calabaza, de canela... acompañadas de miles de siropes y acompañamientos distintos. Yo he preparado las favoritas de mis hijas, las clásicas con sirope de chocolate. La receta viene en el libro "Made in America" de  Sandra Mahut, pero he variado un par de cosas, en primer lugar, he montado las claras a  punto de nieve que en la receta original no viene, pero yo creo que quedan muchísimo mejor. El sirope de chocolate es receta propia (no sé si alguna vez la saqué de algún libro, pero la hago desde hace tantos años que ni me acuerdo).

Y, ya sabéis que si queréis conocer las propuestas de mis compañeras sólo tenéis que pinchar en el siguiente enlace: Retos "Qué rico, mamá"






TORTITAS CON SIROPE DE CHOCOLATE







TORTITAS:

- 200g de harina de repostería
- 250ml de leche
- 2 huevos (separadas yemas y claras)
- 25 ml de aceite de girasol
- 1 cucharada de azúcar
- 1 cucharadita colmada de levadura.

Montamos las claras a punto de nieve. Mezclamos los ingredientes secos. Batimos las yemas con el aceite y la leche. Añadimos los ingredientes secos a la mezcla anterior y batimos bien. A continuación agregamos las claras a punto de nieve y vamos mezclando con movimientos envolventes para que no se bajen. Finalmente las iremos haciendo a la plancha, echando un cacito de la mezcla en una sartén antiadherente y dándole la vuelta cuanda esté hecha de un lado. Servir calientes acompañadas de nuestro sirope de chocolate casero.

SIROPE DE CHOCOLATE:

- 300 ml de agua
- 375 gr de azúcar.
- 175 gr de cacao en polvo
- 1 cucharadita de vainilla en pasta.
- 1 cucharadita de café soluble.
- 1 pizca de sal.

En un cazo ponemos a hervir el agua, el azúcar, el cacao y el café. Cuando rompa a hervir, bajamos el fuego y dejamos hirviendo durante 5 minutos. Pasado el tiempo añadimos la vainilla y la sal. Retiramos del fuego, vertemos el sirope en un recipiente y dejamos enfriar. 

Lo bueno del sirope es que se conserva muchísimo tiempo, así que yo suelo tener hecho porque cuando hago, me sobra siempre para varias veces, así que sólo tendremos que hacer en el momento del desayuno las tortitas (aunque yo suelo dejar la mezcla preparada en el frigorífico la noche anterior),  y comérnoslas recién hechas.

domingo, 1 de febrero de 2015

Petit de chocolate



¿Os acordáis de los Petit Suisse de chocolate? No sé si en la Península se siguen vendiendo, pero desde que los hice, los he estado buscando en todos los supermercados de Tenerife y no los he encontrado en ninguno y no sé si es porque se han dejado de producir o, simplemente, porque he tenido mala suerte y en ese momento no los tenían. Sí los he encontrado de otras marcas, pero de la marca que empezó con ellos, esa que elaboraba los antiguos Petit Suisse, de esa ya no los encuentro, así que creo que aquí ya no los venden. Pero bueno, con esta receta, os dará igual si los venden o no, porque está buenísima, se hace muy rápido, sale bastante cantidad y encima evitamos toda esas cosas que llevan los productos industriales.



Y, aunque dé igual y sea sólo por curiosidad, ¿en la península se siguen vendiendo los petit de chocolate?



Petit de chocolate









- 200 gr de chocolate negro (70% de cacao).
- 200 gr de queso crema.
- 200 leche.
- 250 nata.
- 1 sobre de cuajada.
- 125 de azúcar glas.

Ponemos a calentar en un cazo la leche, la nata, el queso crema y el azúcar sin parar de remover. Cuando rompa a hervir la mezcla anterior, lo retiramos del fuego y añadimos el chocolate troceado, removemos hasta que se deshaga. Finalmente, añadimos la a y cuajada y mezclamos bien. Vertemos la mezcla en nuestros moldes y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Una vez fríos, los metemos en el frigorífico.