lunes, 16 de noviembre de 2015

Pavlova de frutos rojos


Hacía tiempo que tenía guardada esta entrada y, entre unas cosas y otras, no había llegado a publicarla. Se trata de la famosa tarta Pavlova de la que, tanto Australia como Nueva Zelanda se atribuyen su origen. A pesar de esta especie de rivalidad en cuanto a su origen lo cierto es que, la primera receta que se tiene de ella aparece en un libro neozelandés. Esta tarta se hizo por primera vez en honor a la famosa bailarina rusa de principios del siglo XX, Anna Pavlova que visitó con su compañía de ballet los dos países en una gira.
La Pavlova consta de diferentes capas de merengue horneado, crema y fruta (normalmente frutos rojos). Una tarta delicada, un poco laboriosa de hacer pero, sin duda, una delicia.

Pavlova de frutos rojos








Para el merengue:
- 300 gr de claras.
- 550 gr de azúcar glass.
- 50 gr de maizena.
- 1/2 cucharadita de cremor tártaro.
- 1 cucharada de vinagre.
- 1 pizca de sal.

Para el relleno.
- 500 ml de nata para montar.
- 50 gr de azúcar glass.
- Frutos rojos.
- Miel o sirope de arce.

Precalentamos el horno a 200º.
Montamos las claras a punto de nieve junto con el cremor tártaro y la sal, añadiendo poco a poco el azúcar y la maizena (cucharada a cucharada para que las claras no se bajen). Una vez que las claras estén montadas a punto de nieve seguimos batiendo de 8 a 10 minutos hasta que consigamos un merengue firme. 
Dibujamos unos círculos en un papel vegetal para hornear, le damos la vuelta y rellenamos los círculos con merengue.
Bajamos la temperatura del horno a 125º y metemos los círculos de merengue. Horneamos durante 30 minutos a 125º. Pasado este tiempo, volvemos a bajar la temperatura del horno a 100º y seguimos horneando una hora más. Finalmente, apagamos el horno, y dejamos enfriar las bases de merengue en él (no sacar hasta que el horno esté completamente frío.)

Montamos la nata junto al azúcar glass. Una vez montada, vamos poniendo una capa de merengue horneado y una capa de nata con frutos rojos y miel, hasta finalizar nuestra pavlova.

Nota: El relleno y la crema puede ser de lo que queramos, aunque lo tradicional es que sea con nata montada y frutos rojos.

2 comentarios:

  1. Espectacular y deliciosa¡¡¡¡ besos

    ResponderEliminar
  2. Mira que llevo tiempo queriendo preparar esta tarta! Y es que tiene que estar deliciosa y encima viendo como te ha quedado, que tiene un aspecto irresistible,.....creo que ahora ya no tengo excusa para ponerme manos a la masa ;) bss

    ResponderEliminar