lunes, 14 de septiembre de 2015

Pastel turco de yogur con higos, pistachos y miel


Esta semana vamos a dejar atrás los dulces occidentales para irnos a una de las culturas gastronómicas más interesantes: La cocina árabe. La cocina árabe, por el uso de especias, frutos secos, etc es una cocina muy rica, con unos sabores intensos que es base de muchos de nuestros platos, como es el escabeche utilizado para carnes o pescados, el uso del limón o la naranja en platos tanto dulces como salados o, incluso el consumo de arroz en diferentes platos.
La repostería árabe es tan rica como la "cocina salada árabe", como la denomino yo. Totalmente diferente a la nuestra en sabores, sí que tiene una raíz común en muchos dulces al usar frutos secos o miel. Este pastel de yogur  lo tengo apuntado desde hace años y es la primera vez que lo hago, pero ha llegado para quedarse. Es de las cosas más ricas que he probado y recién sacado del frigorífico es muy refrescante.





Pastel turco de yogur con higos, pistachos y miel




- 6 huevos.
- 175 gr de azúcar.
- 75 gr de harina.
- 600 gr de yogur griego.
- 1 cucharadita de levadura Royal.
- 1/2 zumo de limón.
- Ralladura de medio limón.
- 1 pizca de sal.
- Higos.
- Pistachos.
- Miel.

Precalentamos el horno a 160º.

Separamos las yemas de las claras. En un bol batimos las yemas con el azúcar y, en otro bol, montamos las claras a punto de nieve. A la mezcla de yemas y azúcar, le añadimos la harina, levadura y sal y mezclamos. A continuación incorporamos, a la misma mezcla, el yogur, el zumo y la ralladura de limón y volvemos a mezclar bien (si nos quedasen muchos grumos podemos darle un par de golpes de batidora). Añadimos las claras y vamos mezclando con movimientos envolventes para que no se bajen hasta que esté todo integrado.
Engrasamos un molde desmoldable y vertemos nuestra mezcla en él. Horneamos 60 minutos a 160º. Una vez terminado el tiempo, apagamos el horno y dejamos enfriar el horno (con la puerta del horno un poco abierta) nuestro pastel dentro. Una vez que el horno se haya enfriado sacamos el pastel de yogur, lo dejamos enfriar totalmente fuera ya del horno y lo metemos en la nevera de un día para otro.
Decoramos con los higos, los pistachos (machacados un poco con un rodillo de cocina)y añadimos la miel que nos guste.

Nota: Fuente de la base del pastel: Gordom Ramsey.

5 comentarios:

  1. Este pastel me lo apunto para sorprender a mi madre, seguro que le encanta!!
    Un besito desde Las Palmas y feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Pero qué pintas más ricas!
    No conocía este tipo de pastel, pero ya estoy tardando en prepararlo en casa.
    Y el hacerlos con higos y miel me ha dejado enamorada: me encanta esa combinación de sabores!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. No sé si este sera mi pastelito valiente pero seguro que me encanta, la combinación me parece perfecta. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo hace años que no había manera con la miel, ahora no sólo me gusta si no que la disfruto mucho en los postres, yo que no tengo pasión por el yogur, en cambio si va acompañado de miel me lo comeré encantada, imagina lo feliz que me vendría un trocito de este delicioso pastel.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Helena, siempre nos haces desear tus dulces creaciones, te superas.

    ResponderEliminar