domingo, 22 de marzo de 2015

Rosquillas


En las fechas en las que estamos no podía faltar un dulce típico de Semana Santa. Si el año pasado publicamos unas torrijas, este año, para seguir con los dulces tradicionales españoles nos decidimos por unas rosquillas de anís. Una receta que ha ido pasando en las familias de generación en generación y que en casi todos los casos tiene la misma base al añadirle anís y ralladura de naranja o limón. 


En mi tierra manchega se hacen así, sin añadirle nada más, pero en mi tierra de adopción canaria se le suele añadir matalauva... serán los siguientes que haga (a ver si consigo hacerlos tan ricos como los de una famosa pastelería de aquí que son de los pocos que conozco que se parecen a los caseros). Y es que, los dulces tradicionales, normalmente están muchísimo más buenos hechos en casa y es difícil encontrar una pastelería que los saque con ese toque "rústico" y natural que es lo mejor de los dulces caseros.


Estas rosquillas tradicionales tienen otra cosa muy buena y es que, en su elaboración suele participar toda la familia y, sobre todo los niños... así que es una buena forma de pasar estas tardes lluviosas que estamos teniendo. Casi todas las rosquillas que veis en las fotos han sido hechas por mis hijas (sólo amasar y darle forma que lo de freír todavía no es buena idea...)


Las cantidades que os doy para hacer estas rosquillas de anís son grandes porque yo siempre hago muchas ya que aguantan varios días (y si se ponen duras las mojamos en leche), pero se pueden reducir a la mitad. También son cantidades orientativas porque yo voy viendo la cantidad de harina que se necesita "a ojo", pero la receta que yo tengo apuntada de siempre habla de estas cantidades.


Rosquillas de anís.








- 750 gr de harina.
- 1 sobre de levadura Royal.
- La ralladura de una naranja.
- La ralladura de un limón.
- 275 gr de azúcar.
- 90-100 ml de anís.
- 3 huevos medianos.
- 100 ml de aceite de oliva.

- Aceite de girasol o de oliva suave para freír.
- Azúcar para rebozar.

Tamizamos la harina con la levadura.
Batimos los huevos, el aceite, el anís y el azúcar hasta que espumen. Añadimos la harina y vamos amasando hasta que obtengamos una masa que no sea pegajosa y sea fácil de trabajar. Vamos cogiendo porciones de la masa y las vamos  estirando en cordones del grosor deseado, las vamos cortando y formando las rosquillas, presionando los extremos entre sí para que no se abran al freír. Una vez formadas todas las rosquillas, las freímos en abundante aceite caliente, no debemos pasarnos con la temperatura del aceite porque se quemarían por fuera y no estarían hechas por dentro (si es de girasol que no pase los 115º). Cuando estén fritas las vamos sacando a un plato con papel absorvente e, inmediatamente y, sin dejar que se enfríen, las rebozamos en azúcar.

12 comentarios:

  1. Qué deliciosas, siempre me han encantado. Tienen que estar exquisitas. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego que sí, el sabor tradicional es el sabor a casero, a hecho en familia, con cariño!! Solo así quedan unas rosquillas deliciosas como las tuyas, para una merienda de lujo.
    Aprovechamos para invitarte a participar en nuestro Concurso de Recetas Tu Mejor Receta al Horno en Cocinando con Las Chachas .
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Es curioso como en cada sitio cambia el sabor totalmente o casi por un ingrediente, yo me voy guardando todas las que veo que me encanta probar.

    besos

    ResponderEliminar
  4. Que ricos!!! Como tu dices no pueden faltar estos días. Pero viendo estas fotos tan chulas, la taza de café con el rosco me lo llevo:)
    Un beso
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  5. Qué fáciles de hacer, y sobre todo qué ricas están las rosquillas. En general, todo lo que hacemos en casa y que muy especialmente tiene ese tinte tradicional en la cocina, ¿verdad? Y precisamente todo lo que sabe y huele a anís, lo tiene. Que las rosquillas que se elaboran en las Islas Canarias lleven matalaúva es algo que no me extraña en absoluto, y así de ricas estarán.

    Puesto que nos has preparado una mesa tan bien puesta, ¿quién no se sienta y comparte un café con unas rosquillas? Pues no seré yo quien no lo haga.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Deliciosas! Tienen una pinta fabulosa y tienen que estar de la muerte...con lo que me gustan las rosquillas! Te han quedado de lujo! bss

    ResponderEliminar
  7. Espectaculaaaaaaaaaaaaares no lo siguiente no hay mas que ver las fotos no dejan de decirme comemeeee seguro que estaban de muerte relenta uummmmmmm babeando me tienes.
    Como siempre receta ,fotos y presentaciones son de 20 points el viernes yo tambien publicare unas rosquillas pero ya me gustaria a mi haber echo unas fotos asi .
    Bicos mil y feliz semana wapisimaaaaa.

    ResponderEliminar
  8. Ummmhhh!!! Siempre me han encantado las rosquillas de anís, estas que tu has preparado, me traen buenísimos recuerdos y es que están deliciosas!! Me encantan!!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Jooooooooooo peeeeeeeee no veo mi comentario no se que pasa ultimamente pero me he fijado que no se llegan a publicar sera un error del servidor o de mi conexion a internetet que hay veces que va fatal.
    Las rosquillas divinisimaaaaaaaaaaaaas no lo siguiente y las fotos espectaculaaaaaaaaaaares me encantan no me rechiflaaaaaaaan ,cuando sea mayor quiero ser como tu que arte tienes xiquilla no me canso de mirar las rosquillas no dejan de decirme comemeeeeeeeee.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  10. Pero que cosa mas rica y mas viniendo de recetas tradicionales
    Bss

    ResponderEliminar
  11. Pues mi querida amiga, tus hijas ya van teniendo buenos conocimientos de su mami, por que estas rosquillas tienen toda la pinta de saber a gloria bendita, ahora esperamos la otra receta de tu otra tierra. Mil besicos tesoro

    ResponderEliminar
  12. Qué tradicionales y ricas estas rosquillas!!! Muy buenas guapa!!!

    ResponderEliminar