lunes, 30 de junio de 2014

Arroz con leche


Como podéis ver, en este mes de junio, mis publicaciones no están siendo regulares… pero es lo que pasa cuando comienza el verano. Los que me seguís desde hace tres años ya sabéis que, en verano, no publico nada. Como la mayoría de gente me cojo vacaciones, y no sólo en mi trabajo, sino de la cocina. No es que no cocine, esto no puedo ya que, en mi casa tenemos la mala costumbre de desayunar, comer y cenar todos los días… además, mis hijas tienen una costumbre aún peor, la de merendar. Así que, de cocinar no me quita nadie, pero claro, es una cocina mucho más rápida, sin encendidos de horno (salvo para pizzas) y sin grandes complicaciones. Pero bueno, para esto quedan aún dos publicaciones más. Hoy os traigo una receta de toda la vida... creo que es el postre que más me gusta y más si quien lo hace es mi madre: Arroz con leche (asturiano).


Con este arroz con leche empiezo un recorrido por diferentes postres y dulces típicos de toda la geografía española (que con tanto dulce extranjero ya casi se me están olvidando). espero que os gusten y os animéis a hacerlos, que nuestra repostería es muy buena.

Arroz con leche






- 2 tazas de arroz
- 10 tazas de leche.
- 2 tazas de azúcar.
- 1 pizca de sal.
- 2 ramas de canela.
- La piel de un limón.
- Canela para espolvorear.

Ponemos en un cazo la leche con el limón y las ramas de canela. Cuando empiece a hervir añadimos el arroz, bajamos el fuego y vamos removiendo constantemente hasta para que no se pegue y hasta que se quede totalmente cremoso (apróximadamente 1 hora y media, pero el tiempo exacto no lo puedo decir porque lo hago a ojo). Sacamos la corteza de limón y la canela, añadimos el azúcar y la sal y seguimos removiendo unos diez minutos más. Servimos en moldes individuales (o como queramos) y, cuando se enfríe, espolvoreamos con canela.

Nota: Hay versiones en las que se le añade anís, o mantequilla. Yo os dejo la receta tradicional de la familia asturiana de mi madre (probablemente haya muchísimas más versiones). 
En esta ocasión, espolvoreé el arroz con canela, pero muchas veces le echo azúcar por encima y lo "quemo" con un soplete, es cómo más me gusta. 

viernes, 13 de junio de 2014

Polos "Drácula"

Hace tiempo que en casa se inauguró oficialmente la temporada de helados aunque aquí, en Tenerife, se puede comer helados casi todo el año y digo casi, porque en determinadas zonas, en invierno no apetece nada de nada. Los que son de aquí me entenderán porque, a pesar de lo que se piensa por ahí del buen tiempo en las islas: ¿Quién es el valiente que se toma un helado en el mes de enero en La Laguna? Aunque no hace el frío peninsular, no apetece nada de nada. Pero bueno, el tema es que ahora ya se puede comer helados en todos sitios. Así que, a partir de ahora, helados y polos es lo que toca. Hoy os traigo unos Dráculas muy especiales, basados en una receta de SandeeA, pero modificada porque el interior es totalmente distinto al suyo.

Polos Drácula






- 1 lata de refresco de Cola.
- 1 pizca de colorante negro.
- 10 bolas de helado de yogurth y fresas derretidas.
- 2 bolas de helado de vainilla derretidas.

Ponemos a hervir en un cazo la Cola con la pizca de colorante negro y dejamos a fuego medio durante 20 o 25 minutos (para que pierda las burbujas) y dejamos enfriar.
Para el helado de yogurth y fresas os dejo el enlace  mi receta, lo único que tendremos qu hacer es dividir todas las cantidades entre dos: Helado de yogurth con fresas.

Montaje:

En el caso de heladera Zoku: 
 Ponemos los palos en la heladera y llenamos cada hueco hasta 3/4 de su capacidad, esperamos 4 minutos. Con una pajita o con el accesorio para quitar líquido quitamos el líquido sobrante (el que no se ha congelado). Rellenamos con el helado de fresas (hasta los 3/4 de capacidad, igual que con la cola) y dejamos otros 4 minutos. Finalmente terminamos de rellenar con el helado de vainilla (en mi caso, casero, ya os dejaré la receta) hasta que esté completamente congelado y, a recordar nuestra infancia (y cómo diría el blog "Cuando fuimos a EGB")

Nota: En el caso de no tener la heladera Zoku y usar moldes para polos tradicionales, en el primer paso habría que esperar unas dos horas mientras se congela en el congelador y vaciar el contenido sobrante de cola. Echar el helado de fresa y esperar de dos a tres horas. Finalmente, añadir el helado de vainilla y volver a congelar.

miércoles, 4 de junio de 2014

Tarta normanda de manzanas


Esta semana viajamos a Francia con una tarta normanda de manzana, que en casa ha caído enterita y no hemos dado nada de nada (aunque ahora voy a tener que estar a ensaladas un mes). Esta tarta es riquísima. Para los amantes de las tartas de manzana, sin duda, una de las mejores. Y, para los amantes cocinillas ¿qué tiene de bueno?: Que además de rica, es fácil de preparar. Mucho más fácil que la clásica tarta de manzana con crema pastelera (ya que no tenemos que hacer crema) y el resultado es igual de exquisito. Esta tarta se puede tomar caliente, fría o templada, a gusto del consumidor… para mí, caliente, que es como se toma tradicionalmente.


Yo he hecho la receta siguiendo a la gran Julia Child y su "Arte de la cocina francesa". Os dejo con la receta y, como diría, ella "Bon Appetit"



Tarta normanda de manzana






- 1 base de masa sablé dulce parcialmente horneada (os dejo el enlace a una receta que ya publiqué con ella, sólo tendréis que añadir 3 cucharadas colmadas de azúcar).
- 6 manzanas.
- 2/3 tazas de azúcar
- 1 cdta canela.
- ¼ taza harina tamizada.
- ½ taza de nata.
- 3 cucharadas de brandy.
- 1 huevo.

Precalentamos el horno a 180º.

Pelamos y cortamos en láminas de unos 3 o 4 milimetros las manzanas y las disponemos sobre la masa sablé semihorneada.

Batimos el huevo junto al azúcar y la nata. Añadimos la harina y el brandy y mezclamos bien. Vertemos sobre la base con manzanas. Horneamos durante 10 minutos, espolvoreamos con azúcar glas al gusto, y terminamos de hornear durante 30 minutos más. Comer recién hecha o fría, como nos guste.