sábado, 21 de diciembre de 2013

Capuccino de setas y yogurt..


Hoy, después de unos croissants bastante laboriosos; vuelvo a traeros una receta de las fáciles y resultonas, de esas que cualquiera puede hacer, aunque no tenga ni idea de cocina. Una receta que se puede dejar preparada con antelación, que se hace rápido, con ingredientes muy económicos y cuyo resultado es espectacular. En definitiva una receta buena, barata, y rica que resulta una gran opción como entrante para estas fechas. El nombre se lo he tomado medio prestado a Paula de "Con las zarpas en la masa", digo medio prestado porque recuerdo que, hace unos años, ella llamó "Capuchino de setas " a unos chupitos de setas que hizo que eran espectaculares y me quedé con el nombre, pero la receta no tiene nada que ver. De todas formas, yo  he hecho un par de veces ya la receta de Paula y es riquísima. No dudéis en visitarla también. 
Esta va a ser la última receta "navideña" que prepare ya que, como todos sabéis me voy de vacaciones un par de semanas, pero ya tengo preparadas cosas para la vuelta "ricas, ricas". Espero que todos tengáis unas felices fiestas, que el año nuevo cumpla todo lo que deseéis y, sobre todo, que nuestro país siga avanzando,  viendo un poquito más de luz y dejando atrás esta crisis que está siendo tan profunda.
Os recuerdo que, hasta el día de Reyes, el Pastelito Valiente sigue de sorteo:
http://elpastelitovaliente.blogspot.com.es/2013/12/cambios-novedades-y-sorteo-navideno_16.html

Ahora sí, os dejo con la receta:

Capuccino de setas y yogurt
- 300 gr de setas.
- 2 patatas medianas.
- 1 puerro grande.
- 300 ml de agua.
- 1 yogurt griego.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal.
- 200 ml de nata.
- 200 ml de queso manchego rallado.
- Una pizca de pimienta recién molida.
Se sofríe el puerro en el aceite. Se añaden las setas y se le dan un par de vueltas. Echamos las patatas cortadas en trozos, el agua y la sal y dejamos cocer durante 20 minutos. Mientras preparamos nuestra crema de queso poniendo a hervir en un cazo los 200 ml de nata. Cuando rompan a hervir añadimos el queso y removemos hasta que esté completamente deshecho. Reservamos.
Finalizado el tiempo de cocción de las setas, dejamos reposar un par de minutos y batimos todo muy bien. Añadimos el yogurt y volvemos a batir, no mucho tiempo, lo justo hasta que se mezcle.
Para montar los vasitos, ponemos la crema de setas y con una cuchara y muy despacio para que no se mezclen vamos añadiendo la crema de queso manchego. Finalmente le echamos un poquito de pimienta molida por encima y, a comer.

lunes, 16 de diciembre de 2013

Cambios, novedades y ¡¡¡sorteo navideño!!!

Como véis, hoy no publico ninguna receta. Hoy simplemente os vengo a presentar la nueva imagen de "El Pastelito Valiente", con un diseño mucho más moderno, femenino (como a mí me gusta) y muy muy limpio. El cambio lo ha hecho posible Ana de "Aubrey and me". Una diseñadora increíble  y, sobre todo, una gran profesional que ha hecho todo este proceso de cambio de una manera rápida, sabiendo captar, desde el primer momento, lo que quería. No hace falta que os diga que la visitéis porque al ver como ha dejado este blog, sé que lo vais a hacer. No os defraudará.
 
¿A qué se debe este cambio? Todo el que me sigue desde el principio sabe que empecé en este mundo sin ninguna pretensión, estaba disfrutando de la baja de maternidad de mi primera hija y veía, casi todo el tiempo, blogs y más blogs de cocina porque siempre me ha gustado cocinar y experimentar cosas nuevas, pero no me planteaba abrir ningún blog. Pero pronto, me empezaron a  interesar no sólo las recetas sino que me empezó a fascinar la fotografía que se veía en ellos y lo bonitos que eran, el diseño que muchos de ellos tenían... y pensaba "yo quiero uno así". Y abrí uno, llamado como un cuento que escribí cuando era pequeña. Pero claro, hasta que no te metes en este mundo no sabes que tener un blog implica tiempo y dedicación, mejorar y aprender nuevas recetas y nuevas técnicas día a día, que contar con un diseño así no se hace en un momento, que la fotografía culinaria no es un hago una foto y ya está sino que es un arte, que cada día te tienes que esforzar un poquito por hacer algo bueno y que, este mundo es una gran familia en el que he conocido a grandes personas que, en muchos casos se han convertido en amigos. Por todo ello, me apetecía darle al blog un aire más moderno y profesional y tener, por fin, el blog que a mí siempre me ha gustado tener.
 
http://elpastelitovaliente.blogspot.com.es/2013/12/cambios-novedades-y-sorteo-navideno_16.html
 
Para celebrar el cambio voy a hacer un sorteo, con un libro que no es ninguna novedad, pero que es buenísimo para todos los que nos gusta trabajar conmasas y disfrutar de un buen libro de cocina, con grandes recetas y una fotografía muy cuidada. "Pastry", de Richard Bertinet. Yo lo tengo, he hecho muchas recetas de él, sobre todo masas básicas. Me regalaron otro y pensé ¿Qué mejor momento que la Navidad y el cambio de imagen para sortearlo?
 
 
Bases del sorteo:
Dejar un comentario diciendo que quieres participar y compartir el sorteo en tu muro de Facebook (si tienes) para que llegue al mayor número de personas. Nada más.
 
El sorteo se realizará el día 6 de enero, coincidiendo con el día más mágico del año. Así que ya sabéis, si habéis sido buenos este año... ¡¡¡¡a participar!!!!

Espero que os guste la nueva imagen, ya me contaréis. Gracias a Ana (Aubrey and me) por haberla hecho posible.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Croissants caseros

 
Hoy os traigo un clásico y no puedo mentir, esta receta no es rápida ni es sencilla (no es tan difícil como dicen, pero no es sencilla), para hacerla hay que tener paciencia, tener tiempo y, sobre todo, te tiene que gustar trabajar con masas. Muchos de vosotros pensaréis ¿por qué pone unos croissants como receta de Navidad? Simplemente porque creo que la Navidad es el momento en el que más tiempo pasamos en casa (lo ideal para hacerlos) y porque a todo el mundo nos gusta desayunar algo rico, con un buen café o un chocolate caliente acompañados de la familia. De hecho, aunque ya los he hecho muchas veces, pensándolo bien, creo que todas han coincidido con la Navidad porque siempre hay días que no salgo, por lluvia, frío, por lo que sea...
 
También tengo que decir que, a pesar de ser un poco laboriosos, el resultado merece la pena. Los croissants caseros son de esas cosas que son infinítamente mejores caseras que compradas por ahí... por muy bueno que sea el croissant que se compre, nunca sabrá igual que uno hecho en casa. El sabor es espectacular y no tiene nada que ver con uno comprado o tomado por ahí en una pastelería o cafetería. Así que, a todos los que os guste la cocina y no os dé miedo ir un poco más allá con las masas no dudéis en hacer croissants ni un momento, cómo digo sólo se necesita tiempo.

 
CROISSANTS 




- 500 gr de harina de media fuerza (250 normal, 250 de fuerza).
- 10 gr de sal.
- 50 gr de azúcar.
- 25 gr de mantequilla.
- 250 ml de agua muy fría..
- 25 gr de levadura fresca.
- 280 gr de mantequilla muy fría.

Amasamos durante dos minutos a velocidad baja todos los ingredientes excepto la levadura y los 280 gr de mantequilla fría. Disolvemos la levadura en un poquito de agua y se la añadimos a la masa, mezclamos un poco más (no mucho), formamos una bola y la dejamos reposar media hora tapada con un paño húmedo a temperatura ambiente. Pasado este tiempo estiramos la masa con un rodillo formando un rectángulo, lo ponemos sobre una bandeja previamente espolvoreada con harina, lo tapamos con papel film y lo dejamos reposar en la nevera durante dos horas.
Mientras nuestra masa reposa, preparamos la mantequilla poniéndola sobre dos papeles de hornear la estiramos con un rodillo hasta formar un triángulo de la mitad de tamaño que la masa anterior (que pueda ser envuelto por ella).

Pasado el tiempo de reposo de la masa, la sacamos del frigorífico, ponemos sobre ella la mantequilla en el centro, y la tapamos con nuestra masa. Con un rodillo la estiramos formando un rectángulo. Imaginamos que dividimos la masa en tres, doblamos una de las partes hacia la parte imaginaria central y luego la otra sobre estas dos. Llevamos al frigorífico durante 45 minutos o una hora. Repetiremos este proceso dos veces más. En total habrá que hacer tres plegados. Tras el tiempo de enfriamiento del último plegado sacaremos nuestra masa, la estiramos y la coramos en triángulos para formar nuestros croissants. Llevamos los triángulos durante media hora al frigorífico, tapados con papel film.
Los vamos sacando de uno en uno. Con ayuda de un rodillo los estiramos un poco. Hacemos un pequeño corte sobre la base del triángulo y los enrollamos formando nuestros croissants. Los vamos poniendo sobre una bandeja de horno separados entre sí al menos 5 cm, los tapamos con un paño húmedo y dejamos que doblen su volumen (el tiempo de levado dependerá de unos sitios a otros), a mí me suele durar 1 hora y media (si los queréis para desayunar, los dejáis reposar en el frigorífico y los sacáis 45 minutos antes). Cuando hayan doblado su volumen, los pintamos con huevo batido y los horneamos a 170º durante 16 minutos (dependerá del horno, en mi caso, tengo que bajar la temperatura a los 8 o 9 minutos a 150º).

Para ver gráficamente el modo de elaboración de los famosos plegados de los croissants podéis buscar en internet ya que existen múltiples tutoriales muy bien explicados.

Fuente: Bollería (hecha en casa y con el sabor de siempre) de Xavier Barriga
 
   
 
Espero que os animéis a hacerlos, que no es tan complicado como parece y que el resultado merece la pena. Además ¿a quién no le apetece un buen desayuno estas navidades recién horneado?
 
¡¡¡Buen fin de semana a todos!!! Y estad atentos al blog que el lunes os espera una sorpresa.
 
 

viernes, 6 de diciembre de 2013

Retos "Qué rico, mámá": Rudolph Chocolat Cookies

Parece mentira lo poco que queda para las vacaciones de Navidad. Dentro de nada a los niños les darán las vacaciones en el cole y estarán en casa todo el día. Además de jugar, salir, disfrutar con ellos del ambiente navideño... una de las mejores cosas que podemos hacer con ellos son unas simples galletas navideñas que harán que pasemos un rato muy divertido con ellos (aunque pongan la cocina perdida), porque podremos ver su cara de ilusión, jugarán con la masa como si fuese plastilina, se la intentarán comer cruda, se largarán corriendo con la bolsa de Lacasitos en un momento de despiste, nos preguntarán mil veces si falta mucho cuando estén en el horno y cuando se estén enfriando... y lo mejor de todo, veremos como se las comen con la mayor satisfacción del mundo porque las han hecho ellos.
 
Cuando Patricia de "El recetario de mi cocina" propuso hacer un dulce navideño para el reto de "Qué rico, mamá" del mes de diciembre, no lo dudé, haría galletas para niños hechas con la ayuda de mis niñas. Es cierto que en España no tenemos mucha tradición galletera por Navidad, aunque se esté poniendo de moda en los últimos tiempos... tenemos dulces tradicionales espectaculares como el Roscón de Reyes, los polvorones o los turrones... pero al fin y al cabo, la Navidad es de los niños y nuestros retos tratan de cocinar para los niños, así que ¿por qué no hacer unas galletas hechas con ellos y para ellos aunque no sea nuestra tradición?
 
 
Estas galletas son muy fáciles y sencillas de hacer y, además están muy buenas porque tienen un ligero sabor a Nocilla  que hará que nos puedas parar de comértelas. 

RUDOLPH CHOCOLAT COOKIES




 
- 150 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
- 90 gr de azúcar glas.
- 1 huevo mediano.
- 250 gr de harina.
- 50 gr de cacao en polvo.
- 1 cucharada de licor Frangelico.

Para la glasa:

- 1 clara de huevo.
- 200 gr de azúcar glas tamizado (aproximadamente).

- Lacasitos rojos para hacer la nariz.

Tamizamos la harina junto al cacao. Batimos bien la mantequilla con el azúcar, hasta que blanquee y casi doble su volumen. Añadimos el huevo (un poco batido, no mucho) y dejamos que se integre en la mezcla, si vemos que la mezcla parece que "se corta" añadimos un par de cucharadas de harina tamizada. Una vez integrado el huevo, echamos la cucharada de Frangelico y batimos unos segundos.
Extendemos la mezcla entre dos papeles de horno y metemos en el frigorífico al menos durante una hora.
Precalentamos el horno a 180º.
Sacamos la masa y cortamos con el molde que queramos (yo he usado un molde de gingerman pequeño, que girado parece la cabeza de un reno). Horneamos las galeltas durante 10-12 minutos (depende del horno). Sacamos las galletas y las dejamos enfriar sobre una rejilla.
Mientras las galletas se enfrían preparamos la glasa.
Metemos la glasa en una manga pastelera y ponemos un puntito en la nariz para pegar los Lacasitos. A continuación hacemos terminamos de decorar haciendo los ojos, etc.
Dejamos que la glasa se seque bien y ¡¡¡a comer!!!
 

 
 
¡¡¡¡Buen fin de semana!!!! Los que tengáis niños ya tenéis un plan para hacer, JEJEJEJE. Y, por supuesto, contadme la experiencia.