sábado, 25 de mayo de 2013

Bolleria casera: Donuts


Parece mentira pero ya estamos finalizando el mes de mayo y ésta es la penúltima entrada que publicaré hasta el mes de septiembre. Penúltima porque la última será el día 7 de junio con mis compañeras del reto "Qué rico, mamá". Este año en vez de cogerme un mes como siempre, cogeré tres, por una sencilla razón: Voy a ser mamá otra vez. Y esta poderosa razón, que ocupará la mayor parte de mi tiempo, se une a otra y es que mi hija mayor empieza sus vacaciones del cole el día 21... así que no creo que tenga mucho tiempo con una recién nacida, otra de dos y otra de tres en casa para empezar a hacer fotos o preparar platos que necesiten un poco de tiempo (como es el caso de estos donuts).
Quería daros a todos una pequeña explicación del por qué de mi ausencia este tiempo, ya que bastante paciencia tenéis visitándome y aguantando los rollos que meto como para de pronto desaparecer sin decir nada de nada... no, no, vosotros que comentáis cada entrada, o alguna, o que simplemente os pasáis por aquí, o que me escribís diciendo lo bueno que está algo o que os ha salido perfecto o no... os merecéis esta explicación y mucho más ya que, con cada comentario o mail sois los que me animáis a seguir investigando y publicando.


Ahora os dejo con una receta de donuts caseros. Si os digo que saben exactamente igual que los famosos industriales os mentiría, para mí no se parecen, pero están buenísimos y aguantan blanditos mucho tiempo porque los he hecho, siguiendo un gran consejo de Pam de "Uno de Dos" añadirles un prefermento.

DONUTS CASEROS (receta de Uno de Dos con modificaciones):
 
Prefermento:
 
- 120 gr de harina de fuerza
- 120 ml de leche tibia
- 10 gr de levadura fresca de panadería
Mezclamos todos los ingredientes y los dejamos fermentar al menos una hora. Metemos en el frigorífico el prefermento hasta el día siguiente.
 
Masa:
- Prefermento.
- 400 gr de harina de fuerza.
- 5 gr de levadura fresca.
- Un pizca de sal.
- 100 gr de azúcar.
- 50 ml de leche a temperatura ambiente.
- 1/2 cucharadita de canela.
- 80 gr de mantequilla a punto pomada.
- Aceite de girasol (lo suficiente para cubrir los donuts cuando los estemos friendo).
 
Mezclamos el prefermento, con la harina y la sal. Le añadimos la leche, el azúcar, la canela y la vainilla y mezclamos bien. Añadimos la mantequilla en trocitos y volvemos a amasar. Formamos una bola y dejamos a temperatura ambiente, tapada con un paño húmedo, hasta que duplique su volumen. Una vez duplicado el volumen, sacamos un poco el gas e la masa y estiramos con un rodillo dejando un grosor de dos dedos (más o menos). Cortamos los donuts y los pasamos a una bandeja con papel de horno. Dejamos que los donuts doblen su volumen (más o menos 30 minutos). Calentamos el aceite y cortamos el papel alrededor de cada donut. Los vamos echando en el aceite con la ayuda del papel y los freímos un par de minutos por cada lado (cuidado con la temperatura del aceite porque se queman enseguida por fuera... a mí los primeros salieron que parecían conguitos).
 
 
Antes de que se enfríen los glaseamos con lo que queramos (chocolate, azúcar...). En mi caso una mezcla de azúcar glass y agua, el típico glaseado.
 
Como veis son entretenidos de hacer pero están riquísimos. Como siempre, ya me contaréis si los hacéis.
 
¡¡¡¡ Buen fin de semana!!!!
 


sábado, 18 de mayo de 2013

Penne al azafran con virutas de manchego

 
Como prometí a principios de año, durante el 2013, intentaría hacer más platos salados porque realmente es lo que comemos en casa, aunque no queden tan fotogénicos como una buena tarta, aunque no llamen tanto la atención como un buen bundt cake... no nos alimentamos de dulces sino de platos salados. Tampoco nos alimentamos de platos superelaborados (hay veces que sí), pero yo creo firmemente que no hacen falta grandes elaboraciones para descubrir las delicias de un magnífico plato y que, la mayoría de veces, los platos más sencillos son los más deliciosos. Esto es lo que les pasa a estos macarrones donde se unen dos de las principales "delicatessen" de mi tierra manchega: El mejor azafrán del mundo y uno de los mejores quesos, el queso puro de oveja manchego.

 
Como buena española uso el azafrán en distintos guisos y platos. Últimamente he descubierto el risotto al azafrán que tiene un sabor insuperable, así que, cuando Paula de "Con las Zarpas en la Masa" convocó su concurso, no lo dudé, quería un plato sencillo pero sabroso y, si ya estaba usando un producto manchego gourmet como es el azafrán, ¿cómo iba a usar un queso italiano para espolvorear estos macarrones? No, no, este plato debía recordar los mejores sabores de mi tierra... y, no digo más, si los probáis me contáis.



PENNE AL AZAFRÁN CON VIRUTAS DE MANCHEGO (receta adaptada de "La Cuchara de Plata"):
 
- 400 gr de macarrones.
- 1 litro de caldo de ave casero.
- 1 cebolla.
- 50 gr de mantequilla.
- Azafrán al gusto.
- Queso manchego curado.
- AOVE.
 
Se sofríe la cebolla en el AOVE. Se añaden los macarrones y se les dan unas vueltas. Se van añadiendo cazos de caldo a la pasta, no se incorpora el siguiente hasta que los macarrones no hayan absorbido el anterior (como si hiciésemos un risotto). En un mortero machacamos la cantidad de azafrán que queramos (sin pasarnos demasiado) y, se lo añadimos a los macarrones con el último cazo de caldo. Finalmente añadimos la mantequilla y esperamos a que se deshaga.
Servimos los macarrones acompañados de unas tiras de azafrán y de queso manchego recién rallado.
 
Y vosotros ¿Os animáis a participar en el concurso de Paula? el premio es estupendo: Una máquina para hacer nuestra propia pasta cortesía de "Homenaje en la cocina" y unos libros con montones de recetas de pasta para salir de la rutina de la editorial Blume. Apetecibles estos premios ¿verdad?


¡¡¡Buen fin de semana!!!

sábado, 11 de mayo de 2013

APPLE AND PEAR CRUMB COSTRATA


 
Esta tarta o costrata es una versión de la que Martha Stewart tiene en su libro "Pies and Tarts", había hecho la versión original hace tiempo y el otro día pensé en volverla a hacer, pero viendo que tenía peras que se me iban a poner malas, hice unas cuantas variaciones con un resultado igual de bueno que el original. YO no soy muy frutera, nunca lo he sido... y, en mi caso, resulta curioso, porque en casa de mis padres siempre se ha tomado una pieza de fruta de postre, según mi madre, si no toma fruta es como si no hubiese comido... pero yo nunca he tomado fruta después de comer. Desde hace unos años tomo una pieza de fruta a media mañana (reconozco que por obligarme un poco a tomar fruta y no comer cualquier cosa que engorde). Sin embargo la fruta en dulces me gusta muchísimo, mis tartas favoritas son las de manzana, alguna de chocolate también, pero la de manzana con crema pastelera de toda la vida me gusta muchísimo. Esta costrata reúne dos de las cosas que más me gustan en un dulce, la canela y la manzana... ¡ah! y una tercera: que caliente está de muerte.

 
APPLE AND PEAR CRUMB COSTRATA:
 
Para la masa:
 
- 2 tazas de harina.
- 1/2 taza de azúcar blanquilla.
- 150 gr de mantequilla fría cortada en cubitos.
- 3 yemas de huevo.
- 3 cucharadas de agua fría.
 
Se mezcla bien la harina con la mantequilla hasta que queda una textura de arena mojada, se añade el azúcar y mezclamos nuevamente. Se van integrando una a una las yemas de huevo y finalmente el agua hasta que quede una masa homogénea que no se pegue en las manos. Formamos una bola y llevamos al frigorífico durante media hora.


Para el relleno:
 
- 2 peras grandes.
- 5 manzanas.
- 100 gr de mantequilla.
- 1/2 taza de azúcar blanquilla.
- Ralladura de un limón.
- Ralladura de una naranja.
 
Pelamos y cortamos en cubitos las peras y las manzanas. Calentamos la mantequilla en un cazo y añadimos el resto de ingredientes removiendo a fuego lento durante 10 minutos. Dejamos enfriar.
 
Para el crujiente:
 
- 1/2 cucharadita de canela.
- 1/4 cucharadita nuez moscada.
- 1/2 taza azúcar moreno.
- 3/4 taza harina.
- 100 gr mantequilla fría en cubitos.
 
Con las manos mezclamos bien todos los ingredientes hasta que adquieran una textura como de arena mojada", metemos en el frigorífico 30 minutos.


Finalmente, precalentamos el horno a 180º, extendemos la masa en forma de círculo, disponemos el relleno  por encima y terminamos con las migas de crujiente. Introducimos la costrata en el horno durante 30-35 minutos a 180º.
 
Yo barnicé los bordes con un poco de azúcar humedecida, pero esto es optativo. Espero que os guste.
 
¡¡¡¡Buen fin de semana!!!!



martes, 7 de mayo de 2013

MACCHERONI AL FORNO O, COMO TODA LA VIDA, MACARRONES AL HORNO



Supongo que no hay cosa que guste más a un niño (y a algunos no tan niños) que la pasta, en cualquiera de sus múltiples maneras, da igual, les pones un plato de pasta y se la comen como locos. Les pasa a mis hijas que aún son muy pequeñas, a mis sobrinos (que el mayor es capaz de tomarse 3 o 4 platos seguidos, aunque luego de otras cosas no coma), a los hijos de mis amigos... y, en fin, a cualquier niño que veas. Serían capaces de estar alimentándose de pasta toda su vida (o al menos hasta que descubran que hay otras cosas iguales de buenas o, por lo menos que les pueden gustar incluso más que un plato de pasta... pero para eso pasarán años).
En mi casa, como en todas, gusta la pasta de cualquier forma y manera, pero si hay un plato que triunfa entre las chiquitinas son los "Macarrones al horno", puedo acompañar la pasta de cualquier otra salsa que, para ellas, los mejores siguen siendo los macarrones al horno de toda la vida. Así que no se me ha ocurrido mejor forma para preparar la pasta en el reto de este mes de "Qué rico, mamá" que hacer unos buenos Macarrones al horno (o por ser más fino, Maccheroni al forno).
 
Si os pica la curiosidad, que sé que sí, id a ver las propuestas de mis compañeras:
 
- Esther de Cocinando Sabores.


MACARRONES AL HORNO:
 
- Macarrones.
- Media cebolla cortada en cuadraditos muy pequeños.
- Taquitos pequeños de jamón.
- Taquitos pequeños de chorizo.
- Tomate frito casero (nunca comprado, se nota muchíiiiiiisimo la diferencia).
- Bechamel.
- Queso rallado para fundir (el que más nos guste)
 
Cocemos los macarrones el tiempo indicado en el paquete. Mientras sofreímos un poquito la cebolla. Añadimos los taquitos de jamón y chorizo y, fuera del fuego, los mezclamos bien y se los añadimos al tomate frito.
Hacemos una bechamel ligera (siempre la hago a ojo, así que no pongo cantidades, pero esto lo sabemos hacer todos, si no me lo decís y os contesto ¿os parece?).
Una vez hechos los macarrones, les quitamos bien el agua y los mezclamos con el tomate. Los ponemos en una bandeja de horno, le echamos por encima la bechamel, los cubrimos de queso y, al horno a gratinar.
 
Supongo que todos los hemos hecho alguna vez y que, en cada casa se harán de una manera y todas igual de ricas, y todas nos recordarán a nuestra niñez. Espero que os gusten.

viernes, 3 de mayo de 2013

MOSTAZA CASERA A LA MIEL


Hoy os traigo una receta básica. Una receta de mostaza casera que os servirá de acompañamiento para cualquier plato, para una carne con costra, para hacer una vinagreta con un toque de mostaza... para lo que queramos. Esta es una de esas recetas que tienes guardadas en la lista de pendientes desde hace años, pero nunca haces hasta que un día te acuerdas de ella y decides que ha llegado el momento de prepararla. No sé por qué hay recetas que apunto sabiendo que van a estar buenísimas y luego tardo años en hacerlas ¿no os pasa a vosotros? Yo tengo los libros de cocina llenos de post-it, recetas apuntadas en libretas, en  hojas sueltas, enlaces a muchísimas recetas de distintos blogs... que al final se quedarán ahí durante años... y es que tengo tantas que, lo que debería hace de vez en cuando, es pasearme por todas estas recetas apuntadas y hacer, al menos, una al mes y así poder ir tachando de la lista de pendientes... pero bueno, tarde o temprano, las recetas irán saliendo de ella.

 
MOSTAZA A LA MIEL:
 
- 40 gr de semillas de mostaza.
- 2 cucharadas de miel.
- 2 cucharadas de azúcar moreno.
- 110 gr de azúcar blanquilla.
- 2 cucharadas de vinagre.
- 3 cucharadas de aceite de oliva.
- 4 o 5 cucharadas de agua (dependiendo de lo espesa que la queramos).
 
Molemos las semillas y a continuación ponemos todos los ingredientes en un cazo, a fuego bajo y sin parar de remover hasta que el azúcar esté completamente deshecho.
Dependiendo del la consistencia que queramos darle a nuestra mostaza, añadiremos más o menos agua (yo usé 5 cucharadas).
Finalmente, meter en botes esterilizados y usar cuando y cómo se quiera. Cómo veis es una mostaza, con lo cual tiene mil aplicaciones, eso sí su sabor en más fuerte que el de las mostazas comerciales.
 
¡¡¡¡Buen fin de semana!!!