sábado, 14 de diciembre de 2013

Croissants caseros

 
Hoy os traigo un clásico y no puedo mentir, esta receta no es rápida ni es sencilla (no es tan difícil como dicen, pero no es sencilla), para hacerla hay que tener paciencia, tener tiempo y, sobre todo, te tiene que gustar trabajar con masas. Muchos de vosotros pensaréis ¿por qué pone unos croissants como receta de Navidad? Simplemente porque creo que la Navidad es el momento en el que más tiempo pasamos en casa (lo ideal para hacerlos) y porque a todo el mundo nos gusta desayunar algo rico, con un buen café o un chocolate caliente acompañados de la familia. De hecho, aunque ya los he hecho muchas veces, pensándolo bien, creo que todas han coincidido con la Navidad porque siempre hay días que no salgo, por lluvia, frío, por lo que sea...
 
También tengo que decir que, a pesar de ser un poco laboriosos, el resultado merece la pena. Los croissants caseros son de esas cosas que son infinítamente mejores caseras que compradas por ahí... por muy bueno que sea el croissant que se compre, nunca sabrá igual que uno hecho en casa. El sabor es espectacular y no tiene nada que ver con uno comprado o tomado por ahí en una pastelería o cafetería. Así que, a todos los que os guste la cocina y no os dé miedo ir un poco más allá con las masas no dudéis en hacer croissants ni un momento, cómo digo sólo se necesita tiempo.

 
CROISSANTS 




- 500 gr de harina de media fuerza (250 normal, 250 de fuerza).
- 10 gr de sal.
- 50 gr de azúcar.
- 25 gr de mantequilla.
- 250 ml de agua muy fría..
- 25 gr de levadura fresca.
- 280 gr de mantequilla muy fría.

Amasamos durante dos minutos a velocidad baja todos los ingredientes excepto la levadura y los 280 gr de mantequilla fría. Disolvemos la levadura en un poquito de agua y se la añadimos a la masa, mezclamos un poco más (no mucho), formamos una bola y la dejamos reposar media hora tapada con un paño húmedo a temperatura ambiente. Pasado este tiempo estiramos la masa con un rodillo formando un rectángulo, lo ponemos sobre una bandeja previamente espolvoreada con harina, lo tapamos con papel film y lo dejamos reposar en la nevera durante dos horas.
Mientras nuestra masa reposa, preparamos la mantequilla poniéndola sobre dos papeles de hornear la estiramos con un rodillo hasta formar un triángulo de la mitad de tamaño que la masa anterior (que pueda ser envuelto por ella).

Pasado el tiempo de reposo de la masa, la sacamos del frigorífico, ponemos sobre ella la mantequilla en el centro, y la tapamos con nuestra masa. Con un rodillo la estiramos formando un rectángulo. Imaginamos que dividimos la masa en tres, doblamos una de las partes hacia la parte imaginaria central y luego la otra sobre estas dos. Llevamos al frigorífico durante 45 minutos o una hora. Repetiremos este proceso dos veces más. En total habrá que hacer tres plegados. Tras el tiempo de enfriamiento del último plegado sacaremos nuestra masa, la estiramos y la coramos en triángulos para formar nuestros croissants. Llevamos los triángulos durante media hora al frigorífico, tapados con papel film.
Los vamos sacando de uno en uno. Con ayuda de un rodillo los estiramos un poco. Hacemos un pequeño corte sobre la base del triángulo y los enrollamos formando nuestros croissants. Los vamos poniendo sobre una bandeja de horno separados entre sí al menos 5 cm, los tapamos con un paño húmedo y dejamos que doblen su volumen (el tiempo de levado dependerá de unos sitios a otros), a mí me suele durar 1 hora y media (si los queréis para desayunar, los dejáis reposar en el frigorífico y los sacáis 45 minutos antes). Cuando hayan doblado su volumen, los pintamos con huevo batido y los horneamos a 170º durante 16 minutos (dependerá del horno, en mi caso, tengo que bajar la temperatura a los 8 o 9 minutos a 150º).

Para ver gráficamente el modo de elaboración de los famosos plegados de los croissants podéis buscar en internet ya que existen múltiples tutoriales muy bien explicados.

Fuente: Bollería (hecha en casa y con el sabor de siempre) de Xavier Barriga
 
   
 
Espero que os animéis a hacerlos, que no es tan complicado como parece y que el resultado merece la pena. Además ¿a quién no le apetece un buen desayuno estas navidades recién horneado?
 
¡¡¡Buen fin de semana a todos!!! Y estad atentos al blog que el lunes os espera una sorpresa.
 
 

16 comentarios:

  1. Unos CROISSANTS deliciosos; unas FOTOS BONITAS y una TAZA Y JARRITA DE ENSUEÑO...
    ¿¿Que más se puede pedir??
    Besos guapísima :)))

    ResponderEliminar
  2. Tengo que animarme, porque viendo como te han quedado de espectaculares , con sus capitas, ummm, se me hace la boca agua. Bss.

    ResponderEliminar
  3. Nunca he hecho croissants pero creo que da igual que sean laboriosos como dices porque con esa pinta tan tremenda que tienen, se compensa cualquier esfuerzo. Esas capitas hojaldradas que se ve en las fotos...mmmmm...
    Pues eso! Y esperaremos al lunes para la sorpresa que nos traerás!
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Otra cosa pendiente que tengo hace tiempo..hacer croissants,es que me encantan y aun no se como no me he puesto, quizas porque los veo muy laboriosos aunque viendo tu resulado, si me salen la mitad de bien que a tí ya me doy con un canto en los dientes, jeje
    Besinessss y unas fotos preciosas!!!!

    ResponderEliminar
  5. Pero que pinta de crujientes que tienen y que ricos tienen que estar, se salen de la foto y de paso, ya que los tengo tan a mano, me llevo uno para el desayuno, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que leyendo la receta da un poco de reparo pero seguro que con tiempo, sin prisas y leyendo bien la receta se puede intentar y seguro que como tú dices merece la pena!!!
    A ver si los hago y me quedan como los tuyos..
    Un beso
    Paloma

    ResponderEliminar
  7. Nunca los he echo a pesar de tener unos libros de bollería y de estudiar en la escuela de hosteleria, pero como íbamos por grupos no me había tocado prepararlo.
    Esta receta se ve bien rica y creo que voy a tomar nota de ella para hacerlos, ya que me encantan los croissants bien echos.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  8. Ay sí!!! Tengo que ponerme en modo croissant y congelar un montón. Para estos desayunos invernales de fin de semana no hay nada mejor ;)♥

    ResponderEliminar
  9. Wau que pinta tna buena Elena!!!
    Me ha encantado♥ que envidia me das, yo todavía no he hecho ninguno!!!
    A ver si me animo.

    ResponderEliminar
  10. Mi querida amiga, esta delicia se puede comer todos los dias del año, incluyendo navidad, te han quedado de cine, y como bieen dices caseros son iincomparables con los comprados, los tengo que hacer, por que te han quedado fantasticos, merece la pena su trabajo. Mil besicos

    ResponderEliminar
  11. Ahora si que me has ganado del todo el corazón!!! me encanta el desayuno que propones y la idea de prepararlo. Peco de pereza para ponerme a ello.... pero estos tuyos dicen... no seas tonta niña que es un rato y na y mira que sesi estoy!!! jajajaja

    Besitos


    Youtube: Monica-Saboreando las estrellas

    Blog: Saboreando las estrellas

    ResponderEliminar
  12. Madre mía que pintaza Helena..Apetece de coger un par y disfrutarlo con un cafelito con leche!!Por cierto has sido tu que has hecho la nueva imagen del blog??Me chifla.................. :)

    ResponderEliminar
  13. Qué desayuno de lujo... Nosotras todavía no nos hemos atrevido con los croissants pero viendo tu entrada nos están dando unas ganitas....
    Lucen maravillosos, de verdad...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  14. esto es lo que me gusta mas en españa,los croissants!

    ResponderEliminar
  15. Me encanta el nuevo diseño del blog, todo un acierto!! Los croissants tienen una pinta estupenda, te han quedado perfectísimos!
    un beso

    ResponderEliminar
  16. No hay nada que me guste más que los croissants caseros <3 no los he hecho nunca, pero me apunto tu receta que seguro que me animo con ellos :)
    Un besito!

    ResponderEliminar