sábado, 30 de junio de 2012

COCINA SIN CALOR... MANTEQUILLA AL ROMERO



Empiezo con una frase contundente, pero que es completamente cierta: En mi vida he pasado tanto calor como esta semana. Os cuento:
Como todos sabéis ha habido una ola de calor procedente de África que ha dejado temperaturas inusuales para el mes de junio, en toda España, esta semana. Como es obvio, estando situadas las Islas Canarias donde están, aquí no íbamos a ser menos, así que venga, temperaturas de 35-38º, pero con el agravante de la humedad que hace que la sensación térmica sea aún mayor y, por si fuera poco y, para dejarnos más hechos polvo aún, acompañado de una calima (polvo en suspensión procedente del Sáhara)que hacía el ambiente irrespirable. Pues en mi caso, la cosa fue aún peor, muchísimo peor. En el edificio de oficinas donde trabajo se estropeó el aire acondicionado y se fue acumulando el calor allí dentro. Entre que no corría una gota de aire fuera para hacer corriente abriendo ventanas y puertas,  y lo único que conseguías si habrías las ventanas es que el polvo de la calima te invadiese, las torres de los ordenadores encendidas trabajando como locas, las luces (las que quedan porque con los recortes nos han quitado muchas), allí estábamos por lo menos a 50º, una sauna total... en fin que ¡¡¡QUÉ CALOR HE PASADO!!!!
Fijáos que yo soy de La Mancha, una zona donde en verano es normal estar a 40º y, si sales a la calle, entre la 13:00 p.m y las 18:00 p.m sufres una mutación y te vuelves un huevo frito... pero hay una diferencia: ese calor es seco, no sudas, te duchas y no vuelves a sudar... los 38º de aquí son húmedos, asfixiantes, sudando todo el día... Así que he tomado una determinación, durante todo el mes de julio y, hasta que me vaya de vacaciones voy a intentar poner recetas que no necesiten horno, fresquitas, de las que apetecen ahora.
Hoy os propongo una mantequilla aromatizada al romero para tomar en un larguísimo desayuno de verano, sin prisas, de vacaciones... disfrutando de sus aromas cuando se funde al untarla en una tostada de un buen pan de pueblo.



MANTEQUILLA AL ROMERO:

- 500 ml de nata para montar.
- Una cucharada de escamas de sal maldón.
- Dos cucharadas de romero seco.

Con Thermomix: Echamos la nata en el vaso y batimos unos minutos a velocidad 7 hasta que notemos que cambia el sonido y se ha separado el suero de la grasa. Lavamos bien la grasa con agua fría. La introducimos nuevamente en el vaso y le añadimos la sal y el romero y mezclamos unos segundos en velocidad 5. Metemos la mantequilla en un recipiente y lo conservamos en la nevera para que esté fría.

Forma tradicional: Con el accesorio de las varilla de la batidora batimos la nata hasta que se separe el suero de la grasa. Lavamos bien la mantequilla debajo del agua fría. La ponemos en un recipiente y le añadimos la sal y el romero, lo mezclamos bien y lo metemos en un recipiente en el frigorífico.



¡¡¡¡Buen fin de semana a todos!!!! (y que no haga mucho calor).

Nota: El suero que nos queda de elaborar la mantequilla lo podéis guardar porque  es, ni más ni menos, que el famoso buttermilk que deja tan esponjosos los bizcochos.

sábado, 23 de junio de 2012

GALLETAS DE LIMÓN Y CHOCOLATE


Esta noche es la noche de San Juan, noche mágica, noche de brujas, noche de hechizos... El origen de la noche de San Juan se pierde en la noche de los tiempos. Es una fiesta de origen pagano que celebra la llegada del solsticio de verano. La verdad, es que hasta que no me vine a vivir a Tenerife no había visto nunca la celebración de la noche de San Juan haciendo hogueras, pero aquí está tan extendida que ya, desde esta mañana, si abría las ventanas se olía a humo.y ahora mismo, si miro a través de los ventanales puedo ver ya ardiendo varias, acabo de contar nueve. Las hacen hasta los niños vigilados por sus padres y a lo largo de toda la costa hoy se podrán ver las playas llenas de gente haciendo hogueras y divieritiéndose.
Hay muchos dulces típicos de la noche de San Juan, como la coca de San Juan o Larpeira en Galicia, los macarrones de San Juan de Ibiza... yo hoy no os traigo ninguno de ellos, os traigo una receta de un dulce tan antiguo como la noche de San Juan, un dulce cuyos orígenes también se pierden en la noche de los tiempos. Tan antiguo como el inicio de la introducción de los cereales en la alimentación humana: Galletas. Se han encontrado galletas en yacimientos Suizos de más de 6.0000 años de antigüedad, en Roma, el cocinero (o chef) Apicius las denominó Bis Coctum (origen de biscuit), prácticamente todas las grandes civilizaciones antiguas las horneaban sobre piedras y eran alimentos fundamentales en sus dietas. En la Edad Media, se le añadió el huevo y era una alimento fundamental de las familias, debido a su bajo coste. Dicen que era el alimento fundamental durante el viaje de Colón hacia el descubrimiento de América en 1492. En el Renacimiento los Medici las introdujeron en la Corte y, como podréis comprender, en ese momento pasan de ser un alimento rústico a una delicatessen, se hacían de todas formas y sabores. Con la industralización llega la producción masiva de galletas, su mecanización. Y hasta hoy en día que sigue siendo uno de los alimentos más populares y es que ¿a quién no le gusta una galleta?¿A quién no lo gusta su olor mientras se hornea?¿O regalarla?

GALLETAS DE LIMÓN Y CHOCOLATE:

- 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
- 100 gr de azúcar.
- 2 huevos.
- El zumo de un limón.
- La ralladura de un limón.
- 1/2 cucharadita de levadura en polvo.
-  150 gr de harina (si vemos que la masa queda muy líquida vamos añadiendo un poco más de harina).
- 250 gr de chocolate de cobertura.

En un bol batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta conseguir una consistencia cremosa. Añadimos el huevo, la ralladura y el zumo de limón y mezclamos todo bien.
Incorporamos poquito a poco la harina tamizada y el azúcar y amasamos . Extendemos la masa entre dos papeles de horno y la metemos en el frigorífico durante un par de horas. Cortamos las galletas, mientras precalentamos el horno a 180º. Ponemos las galletas en las bandejas y horneamos10 minutos a 180º. Las sacamos y las dejamos enfriar en una rejilla.
Deshacemos el chocolate y vamos bañando las galletas y dejamos enfriar hasta que el chocolate esté completamente endurecido. Decoramos como queramos (en mi caso, una frambuesa liofilizada).


Que paseis una mágica noche de San Juan.

lunes, 18 de junio de 2012

Σουβλάκι- SOUVLAKI


Comienzo a escribir esta entrada el sábado por la noche. Desde que por la mañana hice el Souvlaki, con la salsa tzatziki y el pan de pita, no he podido dejar de pensar en que mañana (domingo) se celebran las elecciones griegas y me planteo el miedo que en estos momentos debe sentir el pueblo griego. No me refiero a los pólíticos, banqueros,ni a las instituciones europeas ni internacionales, me refiero al pueblo , a la gente normal y corriente que debe estar totalmente desconcertada con lo que está pasando y no sabrá que será mejor, si votar a unos o a otros, si seguir en el € o no,a  esos que no entiende ni papa de lo que es un mercado de valores ni él déficit público y no saben lo que se cuece en las esferas internacionales. Y sólo saben que las cosas están cada vez más difíciles y que ellos no tienen la culpa de nada, ni de la burbuja inmobiliaria, ni de tantas otras cosas. En definitiva, tanto miedo como el que los españoles tenemos ahora mismo. Pero tampoco he podido dejar de pensar en que, a pesar de todo somos grandes países que, en duras circunstancias, siempre hemos salido adelante y que, con todo esto de la crisis, a veces lo olvidamos. Olvidamos la historia que todos los países de la vieja Europa tienen a sus espaldas, historias de conquistas, de descubrimientos, de guerras y de paz, de grandes pintores, investigadores... y, como no,  de historia gastronómica. Historia de tradiciones gastronómicas que han hecho que, sobre todo en los países mediterráneos encontremos la mayor de las satisfacciones alrededor de una mesa con la gente que queremos y con una buena comida, hecha con cariño, y con una copa de un buen vino.

Whole Kitchen, en su propuesta salada para el mes de junio, nos propone preparar un clásico de la gastronomía griega: SOUVLAKI.

EL Souvlaki es una comida así, una carne macerada que se puede hacer en una buena barbacoa con familia y amigos un fin de semana cualquiera para pasar un gran día.


SOUVLAKI (de Jamie Oliver):
750 gr de cordero troceado para pinchos.
1 cucharada de menta fresca
1 cucharada de orégano seco
el zumo de 1 limón
100 ml de aceite de oliva de calidad
2 dientes de ajo pelados y rallados
1 cucharada de vinagre de vino tinto
1 pizca de pimienta negra recién molida
1 pizca de sal.

Echamos todos los ingredientes del Souvlaki en una bolsa de las que se usan para asar al horno, mezclamos bien y dejamos reposar al menos 24 horas para que se impregne la carne bien de todos los aromas.

Insertamos los dados de carne en brochetas y las hacemos en la barbacoa o en una plancha muy caliente.

SALSA TZATIKI

1/2 pepino de los grandes
200 g de yogur natural
1 diente de ajo pelado
1 cucharada colmada de menta seca
1 1/2 cucharaditas de vinagre de Jerez

Rallamos el pepino y le quitamos toda el agua, mezclamos bien con todos los ingredientes.

PAN DE PITA:

600 gr de harina
2 cucharaditas de sal
2 cucharadas de aceite de oliva
240 ml. de leche tibia
240 ml. taza de agua tibia
25 gramos de levadura fresca

Mezclamos el agua y la leche y disolvemos en ellas la sal. Ponemos la harina, la sal y el aceite en el bol y vamos añadiendo poco a poco la mezcla de leche y agua. Mezclamos a velocidad baja, hasta que se forme una bola no pegajosa. Pasamos a un bol tapado con un paño húmedo y dejamos levar durante una hora. Pasado este tiempo y, sobre una superficie enharinada, cortamos la masa en porciones. Las tapamos con otro paño y la dejamos levar durante 15 minutos. Mientras tanto, precalentamos el horno a 220º. Estiramos las bolas de masa, en forma circular y con un grosor de un dedo. Horneamos los panes pita a 220º durante 10 minutos. Cuando los saquemos, para que no se enfríen los envolvemos en un paño todos juntos.


Nota final:
Domingo por la noche: Parece que en Grecia han ganado las elecciones los partidos proeuro (Nueva Democracia), con lo que dicen que podemos respirar tranquilos, ojalá sea verdad.

viernes, 15 de junio de 2012

BAGELS ¿DULCES O SALADOS?




Muchos dicen que el boom de los cupcakes entre las mujeres se produjo tras un capítulo de Sexo en Nueva York en el que se veía a Carrie Bradshaw sentada junto a Miranda delante de Magnolia Bakery, comiéndose uno. Pues bien, mucho antes de que en la serie salieran estos famosos pastelitos, ya habían salido en otros capítulos los famosos bagels. En ellos podemos ver cómo las protagonistas van a casa de una o de otras llevando estos panecillos redondos con un agujero en el centro. Y no sólo en Sexo en Nueva York, sino que en muchas películas y series ambientadas en Nueva York  se ven los bagels y es que, aunque su origen, como casi toda la comida de la costa este, es Europeo, hoy en día es un pan típicamente neoyorquino. No hay brunch que se precie en el que no estén, no hay quien viaje a NY y no vuelva habiendo comido un buen montón…
En fin, que como todo lo americano está de moda en el mundo de la cocina (más bien en el mundo de la respostería-bollería-panadería), no podía dejar de hacer los famosos bagels. Tras hacerlos, probarlos y decidir que tenía que volver a hacerlos no una, sino un montón de veces, me surgió una pregunta ¿Por qué todas las pastelerías españolas se han puesto a hacer cupcakes como locas y ninguna panadería hace bagels recién hechos? Están buenísimos, para desayunos, meriendas…  y si están calentitos, recién sacados del horno mejor que mejor. Dulces, si los rellenamos de algo dulce, o salados, si los rellenamos del algo salado, a gusto del consumidor.



BAGELS:

-   500 gr. de harina.
- 25 gr. de levadura fresca.
- 250 ml de agua templada.
- 1/2 cucharada de sal.
- 1 cucharada de miel(optativo).      
- 1 huevo batido.
- Semillas de amapola.
- Semillas de sésamo ligeramente tostadas.
- Sal maldón.
- Agua para hervir.
Disolvemos la levadura en el agua. Tamizamos la harina y la mezclamos con la sal. Mezclamos el agua, la miel y la sal y vamos agregando poco a poco la harina y batimos, a velocidad baja durante 8 minutos. Formamos una bola y dejamos reposar durante una hora, tapada con un paño húmedo.Transcurrido este tiempo,  dividimos la masa en 8 porciones, formamos bolas, introducimos dos o tres dedos para formar el agujero del centro y le damos forma de rosco. Dejamos levar nuevamente una hora (tapados con un paño húmedo).
Ponemos una olla con agua y esperamos a que rompa a hervir. Vamos introduciendo los bagels uno a uno, cociéndolos por cada lado aproximadamente un minuto. Los ponemos sobre papel absorbente para que eliminen el exceso de agua y posteriormente los pasamos a una bandeja de horno, pintamos con huevo batido y decoramos con las semillas y la sal maldón. Horneamos durante 25 minutos a 180º.


Se suelen comer o con mantequilla y mermelada o con crema de queso y salmón ahumado (mi opción favorita). Dulces o salados ¿cuál es tu opción?

¡¡¡¡Buen fin de semana a todos!!!!


jueves, 7 de junio de 2012

NUEVO RETO "QUÉ RICO, MAMÁ": HELADO DE YOGUR Y FRESAS.



Este mes, en nuestro reto “Qué rico, mamá” decidimos  hacer un helado. Os invito a visitar las propuesta de Cuinera y de Patricia:

-         El recetario de mi cocina.


Supongo que esto que os voy a comentar estará pasando en toda España, pero aquí es que es todo un fenómeno: Sitio al que vas, sitio en el que han abierto una heladería en la que la base de los helados es el yogur, creo que en los últimos meses he contado tres nuevas.Incluso, algunas marcas comerciales de yogures están sacando al mercado sus helados-yogur para este verano.
Hasta ahora no los había probado, pero cuando vi el que había elaborado Esther decidí hacerlo, era fácil, rápido y sano. Y, efectivamente, es rapidísimo de hacer y sanísimo porque no lleva nata. Así que, al final, si les damos a los niños un helado así, les estamos dando yogur y fruta. Y, lo bueno, es que lo podemos hacer con cualquier fruta y, con cualquier sabor de yogur, aunque yo he usado el yogur griego por su cremosidad. Bueno, ahí va mi propuesta:


HELADO DE YOGUR Y FRESAS:

-  300 gr de fresas..(pueden ser congeladas, yo las compré frescas, las limpié, las corté en trocitos y las congelé)
-  200 gr de azúcar glass.
-  4 cucharadas de azúcar invertido (se puede suprimir, pero le da más cremosidad al helado).
-  2 yogures griegos sin azúcar.

Si trituran bien las fresas, se le añade el azúcar glas, el invertido y los yogures y se bate bien hasta que esté todo bien mezclado. Lo metemos en el congelador unas cuatro horas, lo sacamos, dejamos a temperatura ambiente unos quince minutos, batimos nuevamente y volvemos a dejar en el congelador mínimo otras cuatro horas. A partir de ahí ya se puede consumir cuando queramos.



Ahora a disfrutar todo el verano de helados ricos  sanos. Por cierto, qué difícil es fotografiar un helado, tardas un poco y ya se empieza a deshacer (arriba está la prueba).


sábado, 2 de junio de 2012

PISTACHIO TOLLHOUSE COOKIES BARS



Volvemos a la normalidad después de la última entrada. Pero, ya que últimamente parace que nos está gustando esto de las confesiones, os voy a confesar una: Estoy como una niña con zapatos nuevos.
Como os decía en la entrada anterior, no sé manejar el Photoshop, ni el Photopaint; por más que me lo explica mi marido no me entero (tampoco es que preste mucha atención, es que no  me gusta nada la informática,  la uso porque es necesaria para mi trabajo y punto, a ello se une que soy bastante patosa con todo esto), pero gracias a Clara he conocido Picmonkey, es genial, fácil, rápido...vamos, para gente como yo, que ni tiene tiempo ni ganas de ponerse a experimentar con programas avanzados de fotografía.Y lo bueno es que no necesito mucho más, así que llevo experimentando con él  un buen rato. Ya os digo que como un niño con zapatos nuevos.

Las Tollhouse Cookies (las cookies, o galletas con trocitos de chocolate como diríamos aquí) son originarias de Whitman en Nueva Iglaterra. En 1930 el matrimonio Graves Wakefield, abrió un negocio de comida casera y hospedería, al que llamaron "Toll House Inn". El restaurante, como digo servía comida casera, pero Ruth Graves, adquirió la costumbre de regalar siempre a sus clientes sus galletas de mantequilla y chocolate. Un día, Ruth comprobó que no le quedaba chocolate en polvo para sus galletas y como tenía una tableta de chocolate Nestlé semidulce, la cortó en trocitos pequeños y se la añadió a las galletas. Su sorpresa fue que, cuando sacó las galletas del horno, los trocitos seguían ahí, no se habían deshecho y es más, la textura de las galletas era perfecta. A partir de ahí, comenzó a cocinar estas, a las que llamó Chocolate Chip Cookies y no las antiguas que hacía con chocolate en polvo. Tal fama alcanzaron estas galletas que, el periódico de Boston las publicó con la denominación de su Restaurante "Toll House Cookies". La venta del chocolate con el que Ruth hacía las galletas aumentó en la zona de tal modo que Andrew Nestlé, dueño  de Nestlé, habló con Ruth para imprimir la receta en los envoltorios de sus tabletas y Ruth a cambio recibiría gratis todo el chocolate que necesitase para elaborarlas. Pocos años después Nestlé comercializaría ya las pepitas para elaborar este tipo de galletas.
A partir de la receta original de Ruth Graves, las galletas se pueden elaborar con multitud de ingredientes, muchos les añaden nueces, yo los sustituí por los pistachos que me sobraron de hacer los Baklava.
Os dejo con la receta , (el aspecto de las galletas desmerece lo buenísimas que están).



PISTACHIO TOLL HOUSE COOKIES BARS:

- 2 tazas de harina.
- 1 cucharadita de levadura Royal.
- 1/2 cucharadita de sal.
- 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
- 1 taza de pistachos pelados.
- 1/2 taza de gotitas de chocolate.
- 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
- 3/4 taza azúcar blanquilla.
- 3/4 taza azúcar moreno.
- 2 huevos.

Precalentamos el horno a 190º.
Se mezcla la harina, la levadura y la sal. Se baten el azúcar con la mantequilla hasta que espumen. Se añaden los dos huevos y la esencia de vainilla , cuando estén bien mezclados se la añade la mezcla de harina, levadura y sal. Se mezcla bien durante un minuto. Añadimos los pistachos y las gotitas de chocolate y con una espátula mezclamos todo bien mediante movimientos envolventes.
Volcamos la mezcla en un reicipiente engrasado y horneamos durante 30 minutos a 190º. Sacamos el molde del horno y lo dejamos enfriar 10 minutos. Desmoldamos y cortamos en rectángulos.

¡¡¡Buen fin de semana!!!(o de lo que queda de él).