domingo, 29 de abril de 2012

FRANGELICO BUNDT CAKE



Hacía ya tiempo que no publicaba ningún bundt cake, a pesar de que tengo verdadera obsesión por estos bizcochos de formas tan espectaculares.
La verdad es que cuando iba a hacerlo pensaba hacer uno de nata, normal y corriente pero luego pensé que estaría bien darle un toque a licor, algo un poco menos infantil. A pesar de que a mí no me gustan nada de nada los licores y bebidas blancas (si soy de un buen vino en la comida, pero ya está), los licores no son lo mío... pero hay veces que si tomo una copita de Frangelico cuando alguien dice eso de "¿algún licor?" Y es que, me gusta el sabor a avellanas y dulce del Frangélico y, además no me pasa como con el resto de licores, que parece que me abrasan la garganta cuando los pruebo, este es más o menos "suave".
El invento de esta ocasión fue un éxito total, quedó jugoso y con un sabor a nata y avellanas que me recordaba a unos bizcochos que tomaba cuando era pequeña. Mi hermana que estaba aquí cuando lo hice dice que es de los mejores que ha probado, aunque no es muy ecuánime porque come de todo y, además, cuando viene a mi casa no me va a decir que algo está malo ¿no? Bueno, capaz es JEJEJE


- 275 gr. harina (yo le puse 200 gr de harina de trigo y 75 de maiz, siguiendo una receta de Bea).
- 1 sobre de levadura  Royal
- 3/4 cucharadita sal
- 300 ml. nata líquida para montar.
- 3 huevos
- 200 gr. azúcar
- 4 cucharadas de Frangelico extracto de vainilla

Tamizamos la harina, harina de maíz, la levadura y la sal y reservar.
Montar la nata.
Batimos los huevos  a velocidad media alta durante dos o tres minutos. Añadimos el azúcar (yo lo hago a cucharadas mientras sigue batiendo), hasta que espumen y crezcan. 
Añadimos el Frangelico y batimos otro minuto. Añadimos los huevos batidos y la harina y batimos nuevamente durante 2 minutos más. Finalmente bajamos la velocidad a 1 y añadimos la nata poco a poco.
Incorporamos la mezcla de la harina a los huevos batidos en tres veces. Cuando esté bien mezlada la harina añadimos la nata montada, también en tres veces hasta que esté bien integrada.
Engrasamos el molde y lo metemos en el horno, precalentado, durante 45 minutos a 175º (o hasta que al meter un palillo salga limpio)
Cuando finalice el tiempo lo dejamos reposar durante 15 minutos en el molde y luego le damos la vuelta sobre una rejilla y allí terminará de enfriar.


Ya me contaréis si lo probáis.

lunes, 23 de abril de 2012

PRESNITZ, UN DULCE ITALIANO



Cuando Clara del Blog "Migas con locura" organizó un sorteo sobre comida italiana ,cuyo premio era el afamado libro La Cuchara de Plata (equivalente italiano a 1080 recetas, de Simone Ortega, en España), no podía dejar de participar.
"Migas con Locura" es uno de mis blogs de referencia. Creo que todos tenemos muchísimos blogs que vemos, que comentamos... pero de ellos, algunos llaman poderosamente nuestra atención desde el principio. Pues este fue mi caso, no sólo es que Clara cocine bien, es que las secciones que tiene, como escribe (mirad su otro blog "Migas de locura") y sus recetas te hacen transportarte a un mundo de sabores añejos, de tradiciones, de especias, de comida a la antigua usanza... y, sobre todo, de comida italiana.
Pues bien, como ella dice, la comida italiana no es sólo pasta y pizza sino que va mucho más allá. Desde la saltimboca romana hasta la cassola de Milán, si hablamos de platos salados. Si nos remitimos a los dulces, no debemos pensar unicamente en el Tiramisú, profiteroles o pannetone navideño, no señor, Italia tiene multitud de dulces tradicionales y de hecho os puedo decir que me costó bastante decidirme por uno (porque tenía claro que quería hacer algo dulce). Finalmente me decidí por el PRESNITZ; un dulce típico de la región del Trieste, con un nombre muy poco italiano, más bien parece alemán ¿Verdad?
La primera referencia que se tiene del Presnitz es de mediados del siglo XIX, más concretamente de 1832, cuando los emperadores Austria visitaron el Trieste italiano. Su nombre es una distorsión de Pries Prinzessin (premio de la princesa) y tiene  su origen en un antiguo dulce húngaro.

Pue bien, condición indispensable para poder concursar era poner unas fotos de la elaboración del plato. Así que hoy os dejo con la receta y con el "paso a paso":

MASA:
- 500 gr de harina
- 270 gr de mantequilla
- 200 gr de azúcar blanquilla
- 1 huevo.
- 1 yema de huevo.
- 1 pizca de sal.

RELLENO:
- 160 gr de pan rallado
- 100 gr de pasas
- 100 gr de almendras
- 100 gr de nueces
- 100 gr de fruta confitada en trocitos pequeños
- 30 gr de piñones
- 75 gr de azúcar moreno
- Ron para hidratar las pasas.
- 1/4 cucharadita nuez moscada.
- 3/4 cucharadita canela






Ablandar las pasas en el ron durante 15 minutos. Triturar, los piñones, las alamendras y las nueces.
Para la masa mezclar todos los ingredientes (la mantequilla tiene que estar derretida) y amasar hasta que consigamos una masa homogónea y un tanto "aceitosa". Formar un bol colocar las pasas, el picadillo de almendras, nueces y piñones, la fruta escarchada , la nuez moscada, la canela, el pan rallado y el azúcar moreno. Mezclar bien todos los ingredientes hasta que se forme una pasta. Extender la pasta con el rodillo y formar un rectángulo un poco grueso. Colocar encima el relleno hacia lo largo y cerrar la pasta . Colocar en forma de espiral, como si fuese una ensaimada, en un molde engrasado y pintar con huevo batido.
Meter en el horno, precalentado a 180º, durante 45 minutos.



Y, para que no se me olvide, con esta receta participo el concurso "Italia, mucho más que pasta y pizza" organizado por el blog "Migas con locura". Clara espero que os gueste a tí, a la mamma y a la parte contratante, JEJEJE.









viernes, 20 de abril de 2012

MIS HISTORIAS CON EL PAN... COLINES


Todos los que mes seguís, ya habéis leído alguna vez que, de pequeña era bastante asquerosilla para comer. Eso por llamarlo de alguna manera, porque si se lo preguntaseis a mi madre os diría que era una verdadera pesadilla. No me gustaba nada, y de lo que me gustaba comía bastante poco. Como mi madre siempre ha sido una gran cocinera, en casa se comía de todo y se hacían una infinidad de platos distintos, pero claro a mí no me apetecía probar cualquiera de esos platos, pero claro, mi madre, que además de buena cocinera es muy inteligente me decía “en casa se come lo que se pone en la mesa, no se hace un plato para cada uno, no estamos en un Restaurante”… así que, como sabía que no me iban a preparar nada más utilizaba los recursos escasos de los que disponía para llenarme, pero no de esa ”comida asquerosa” y: ¿cuál era ese recurso? Algo tan sencillo como el pan que tenía al lado, comía pan y más pan (evidentemente hasta que mi padre, que se sentaba a mi lado, se cansaba y me quitaba el pan de al lado), pero bueno el tema es que mi afición por comer pan ha llegado hasta hoy en día y creo que soy una buena experta catadora de pan y sé distinguir un buen pan de un mal pan. En este caso os hablo de estos colines y, sin duda, creo que son los mejores que he probado en mi vida (y os lo dice una experta)y mira que me he dedicado casi toda mi vida a abrir bolsas para comérmelos y llenarme.

Ahí va la receta del pan del mes de abril.


500 gr de harina de fuerza.
1 cucharadira de sal.
20 gr de levadura fresca
1 cucharadita de miel.
40 ml de aciete de oliva virgen extra.
275 ml de agua.

Diluir la levadura en el agua. Echar todos los ingredientes en el bol y amasar dos minutos a velocidad baja y posteriormente 5 minutos más subiendo un poco la velocidad. Estirar la masa y pincelar con aceite de oliva. Tapar con un paño húmedo y dejar reposar una hora. Cortar en tiras de dos dedos de ancho y enrollarlas. Pasarlas por semillas de sésamo, semolina, pipas de girasol... y hornear 15 o 20 minutos a 220º.

Estupendos para el aperitivo de este fin de semana.

viernes, 13 de abril de 2012

¡¡¡¡1 AÑITO!!!!... TARTA DE CALABACÍN Y CHOCOLATE




No es que la casa no tuviera techo,
pero si algo faltaba lo tenemos.
Nada me gustaría como saber cierto
a qué o a quién tendré que agradecerlo. 
No es que los días no estuvieran llenos,
para la ternura siempre hay tiempo.
Ya está el rompecabezas amarrado, 
fue la pieza que andábamos buscando
No viniste del frío ni la lluvia,
llegaste del amor y de la luna...
Desde el alba dispuesta hasta la aurora
descubres todo y todo te impresiona,
del perro hasta la hormiga laboriosa,
la vida a veces luz a veces sombra.
No viniste del frío ni la lluvia,
llegaste del amor y de la luna...
 
Niña de agua,
te crecerán las alas y tu vuelo,
Niña de agua,
quizá oscurezca el sol así lo creo,
Niña de agua,
nunca sabrás sumar lo que te quiero,
nunca sabrás sumar lo que te quiero...

Nuestra chiquitina cumplió un año el día 4, y no se me ocurren mejores palabras para esta entrada que esta canción de Ana Belén (Niña de Agua), y es que cada una de las palabras es cierta y es que mis dos enanas nunca sabrán sumar lo que las queremos.

El cumpleaños fue de Ana, la más pequeña, pero como si fuese de Eva (la mayor, que tiene dos años) que fue la que abrió los regalos, la que sopló la vela de la tarta…pero Ana disfrutó como nunca y es que parece mentira que, siendo tan pequeña, juegue y se divierta tanto con su hermana. Son muy distintas, pero a la vez  muy iguales. Ana es un rabillo de lagartija que no para de moverse, y es muy mimosa… y está entrando en esa etapa en que todo lo descubren y todo le sorprende. Así que, para “sorprenderla” le preparé una gran tarta de cumpleaños. No saqué fotos de los banderines que le pusimos porque se los pusimos cuando la íbamos a poner en la mesa ya que si se los ponía antes no me cabía en el frigorífico. Os dejo con al receta:




TARTA DE CALABACÍN Y CHOCOLATE (Con base en la receta de Bea de "El Rincón de Bea", pero con adaptaciones mías)
4 huevos
250 ml. aceite de girasol.
125 gr de azúcar blanquilla
125 gr de azúcar moreno.
200 gr. harina de repostería.
100 gr de harina integral.
1 cucharadita polvo de hornear (Royal).
1 cucharadita bicarbonato sódico.
½ cucharadita de sal.
2 cucharaditas canela.
1/2 cucharadita jengibre en polvo.
1/2 cucharadita nuez moscada.
250 gr. calabacín pelado, rallado.
150 gr. gotas de chocolate.

Precalentamos el horno a 170º.
Tamizamos las harinas, polvo de hornear, bicarbonato, jengibre, canela, nuez moscada y reservar. Añadir la sal y mezclar bien.
Batimos los huevos, el aceite y el azúcar (moreno y blanquilla) hasta que estén mezclados.
Añadimos la mezcla de la harina a la de los huevos en dos veces poco a poco.
Por último, añadir el calabacín picado y las gotas de chocolate y mezclar bien.
Engrasar dos moldes (yo lo hice con dos moldes de diámetro 23, pero cada uno como quiera).
Horneamos durante 30 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio.
Cobertura de chocolate:
- 300 gr de chocolate.
- 300 gr de nata para montar.
- 1 cucharadita de café descafeinado soluble.
Se calienta la nata en un cazo, la retiramos del fuego y le añadimos el chocolate y el café y vamos revolviendo hasta que se deshaga por completo.
Ponemos la tarta en una rejilla y volcamos la cobertura en ella.
En cuanto al relleno yo lo hice con una capa de trufa, pero se puede hacer como se quiera. Decoramos como más nos guste (en este caso, y por hacer un guiño a la Pascua,lo decoré con huevitos de Pascua, pero ya os digo que le puse también unos banderines que no han podido salir en la foto).

Buen fin de semana a todos.

sábado, 7 de abril de 2012

2º RETO "QUÉ RICO, MAMÁ": ALBÓNDIGAS CRUJIENTES DE MERLUZA CON SALSA DE CHOCOLATE NEGRO



Y hoy, día 7, volvemos con nuestro reto "Qué rico, mami". Esta vez se trata de unas albóndigas de pescado que nos ha propuesto Patricia de "El recetario de mi cocina".



Como siempre, os invito a que veáis las propuestas de mis compañeras "retadoras":
Desde que Patricia nos mandó su propuesta estuve dándole vueltas y vueltas ¿Unas albóndigas de pescado?¿Con qué pescado las hago?¿Les pongo verduras?... etc, etc. Creo que es una de las recetas a las que más vueltas le he dado.
Al final, como se trataba de una receta para niños pensé que lo mejor sería un pescado suave como la merluza, acompañado por algo que les llamase poderosamente la atención, que les gustase muchísimo y ahí se me ocurrió la mejor idea ¡¡¡¡chocolate!!! Sí, sí, a mi hija mayor le encanta (y eso que sólo tiene dos años), así que ahí va mi receta de ALBÓNDIGAS CRUJIENTES DE MERLUZA Y GAMBAS CON SALSA DE CHOCOLATE NEGRO.

Para las albóndigas:
- Unas rodajas de merluza fresca (Perfectamente se puede hacer con merluza congelada).
- Un paquete de gambas congeladas peladas.
- Una hojas de albahaca fresca.
- Leche.
- Sal.
- Pimienta.
- Harina.
- Aceite.
- Una hoja de laurel.
- Agua muy fría.
Cocemos el pescado con la hoja de laurel durante 5 minutos, cuando quede un minuto añadimos las gambas previamente descongeladas, lo reservamos hasta que se enfríe y lo desmenuzamos bien. Mientras se enfría el pescado hacemos una bechamel (poca cantidad) porque es simplemente para que nos sirva para hacer las albóndigas con forma redonda y, en ningún caso queremos que sean croquetas, sino que el ingrediente principal es el pescado y simplemente nos servirá de "pegamento". Añadimos el pescado a la bechamel, le añadimos las hojas de albahaca muy picaditas y un poco de pimienta molida. Lo mezclamos bien hasta que quede una masa muy compacta.
Dejamos que se enfríe de un día para otro. Formamos las bolas y las pasamos por harina mezclada con agua fría (para hacerlas en tempura) y las freímos bien.
Para la salsa de chocolate caliente:
- 150 ml de fumet de pescado.
- Un pellizco de sal.
- Media cebolla.
- 1 ajo.
- 1 pimiento verde.
- 75 gr de chocolate negro (más del 70% de cacao).
Sofreímos la cebolla, el ajo y el pimiento. Le añadimos el fumet del pescado y la sal y lo dejamos hirviendo durante 10 minutos, hasta que reduzca un poco. Añadimos el chocolate y removemos durante 3 o 4 minutos hasta que esté bien desecho. Echamos la salsa en el vaso de la batidora y batimos bien.
Servimos las albóndigas con la salsa de chocolate caliente.
Espero que os guste, a nosotros nos gustó mucho y a mi "pequechocolatera" le encantó, nosotros las tomamos de aperitivo y ella se tomó dos, así que luego no quiso casi comer (pero da igual comió pescado sin enterarse).
Cuinera, Cuinera...que ya estoy deseando ver tu propuesta para el próximo reto.