sábado, 7 de julio de 2012

RETO "QUÉ RICO, MAMÁ": GOLOSINAS Y "CLÁSICOS INFANTILES"


Día 7, día de reto "Qué rico, mami". Esta vez, Patricia, nos propuso hacer cualquier tipo de golosina, nubes, caramelos, etc.
Mi propuesta son unas "gominolas" (no las llamo así porque esta marca está registrada), os invito a  que echéis un vistazo  a las de Cuinera y Patricia, que os van a sorprender:





Desde que era pequeña me ha gustado leer, coger un buen libro, olerlo (¡¡¡qué bien huelen los libros nuevos!!!) y pasarme horas y horas con él.Podría hablaros de montones y montones de libros que me han gustado, que me han hecho meterme tanto en la historia que me he quedado sin dormir una noche . Desde que era pequeña con los clásicos infantiles, pasando por Los Cinco o por las colecciones de Barco de Vapor, los comics de Astérix... hasta ahora con mi gran Harry Potter o El Perfume, El médico, la trilogía Millenium, Las Horas Distantes (el último que he leído) y tantos, tantos otros.
Me gustaría que mis hijas amasen tanto la lectura como yo, que descubriesen que, detrás de unas cuantas hojas en blanco con un montón de palabras escritas encima se esconden increíbles aventuras, personajes de fantasía, mundos mágicos … que les pueden llegar a hacer vivir cosas que nunca habrían imaginado. Así que, cada noche, cuando las acostamos les leemos un cuento y, parece mentira, a pesar de que me los contaron y los leí y releí,  cómo se me habían olvidado alguno de los clásicos infantiles. Ahora que se los estoy contando a las niñas, los veo desde una perspectiva totalmente diferente y es que claro, clásicos como Caperucita Roja, Hansel y Gretel o Pulgarcito tienen su moraleja: No te fíes de los extraños, de las apariencias, la fortaleza del corazón, etc… sí, sí todo muy bonito y muy bucólico. Pero ahora, con mi perspectiva adulta, pienso ¿pero por qué leches estos cuentos infantiles son tan crueles?. Me explico mejor:

En Pulgarcito se trata de una familia muy muy pobre que tenían 7 hijos y no los podían alimentar así que, como todos “buenos padres”, deciden abandonar a sus hijos a su suerte en un bosque… Sí, sí, el cuento termina muy bien, pero la cruda realidad es que esos “buenos padres” abandonan a sus “queridísimos” hijos en un bosque oscuro y plagado de peligros. Eso sí, al final, se benefician de las riquezas que consigue el pequeño Pulgarcito con sus botas de  siete leguas porque “los quieren mucho”… en fin, sin comentarios ¿no?

En Hansel y Gretel resulta que el padre, casado con una madrastra, mala, mala, requetemala, también abandona a sus dos pequeños en el bosque, que al final encuentran una casa de chocolate con una malvada bruja que se los quiere comer... y sí, también terminan bien con su "fantástico" padre.

Pero, digo yo ¿no se puede enseñar lo mismo sin que los padres abandonen a sus hijos, pasen miserias los pobres, etc? ¿Es que los hermanos Grimm tenían una especie de trauma con el abandono?Hombre, también nos tenemos que remontar a la época en que estos cuentos fueron escritos y que, por desgracia, la mayoría de los niños no tenían las condiciones que hoy en día en países desarrollados.

Pues yo , por un día, voy a hacer mi propia versión de Hansel y Gretel porque comer dulce hasta que nos hartemos por un día no es tan malo, porque los padres no son unos “desgraciaos” que abandonan a sus hijos a su suerte para ellos comer y no tener que preocuparse por ellos (¿o no?), porque las viejas brujas malvadas (aunque existen) están fuera de mi casa, porque ya descubrirán estas cosas malas a lo largo de su vida, no ahora, y porque sí. Esta es mi versión:



Eva y Ana eran dos niñas que vivían muy felices en una casa junto a sus padres. Un buen día,  Eva y Ana salieron a jugar por ahí con sus bicicletas y de pronto, se adentraron en un gran bosque lleno de cosas fantásticas, hadas, gnomos, ríos de chocolate, piedras de golosinas, árboles de helado… y ¡¡¡una gran casa de dulces!!! Las niñas  se lo estaban pasando tan bien, que no querían regresar a casa y allí siguieron durante bastante tiempo comiendo lo que querían, jugando con muchos niños que también estaban allí, columpiándose en columpios de regaliz… hasta que, de pronto, oyeron algo... ¿era la voz de mamá? Sí, sí, era la voz de mamá, pero se oía muy lejos... como si las estuviese despertando de un mágico sueño.

Mientras, en casa, sus padres no estaban preocupados porque sabían que ellos también habían estado en ese bosque cuando eran pequeños y es que, en  ese bosque han estado todos los niños ya que está en su imaginación, en los sueños de todos los niños que alguna vez han imaginado que pueden comer todas las golosinas y dulces que quieran y jugar hasta altas horas de la noche sin que nadie les diga nada. 

Así que, cuando las niñas se despertaron de su sueño, vieron que, en realidad no era un sueño porque mamá estaba cocinando todo, todo, todo lo que ellas habían soñado y que la gran casa de dulces no era otra cosa que su propia casa. Y ellas, por una tarde, se hincharon de golosinas, sanas, ricas y caseras.

Y colorín, colorado, este cuento sin malos se ha acabado .

Y es que, mi casa, a veces parece una gran casa de golosinas... Espero que os haya gustado.



GOLOSINAS:

- 200 ml de agua.
- 300 gr de azúcar.
- 2 sobres de gelatina neutra (12 hojas).
- 1 sobre de gelatina de frambuesa (o del sabor que queramos).
- 1 sobre de gelatina de naranja.
- Unas gotas de colorante rosa.
- Unas gotas de colorante amarillo.

Se pone a hervir el agua con el azúcar y la gelatina neutra sin parar de remover durante 5 minutos. Se añade la gelatina de frambuesa y unas gotitas de colorante rosa (o gelatina de naranja) y no seguimos removiendo otros cinco minutos. Vertemos en un molde y dejamos enfriar un mínimo de 12 horas. Cortamos, rebozamos en azúcar y a comer. En mi caso teñí el azúcar con un poco de colorante rosa para las gelatinas de frambuesa y de amarillo para las de naranja.

¡¡¡Buen fin de semana!!!



36 comentarios:

  1. Me han encantado las golosinas como tú dices, has coincidido con Cuinera, pero es que me ha entusiasmado tu maravilloso cuenta.
    Muxus

    ResponderEliminar
  2. Además de una grandiosa cocinera, eres una escritora increíble!, me gusta mas tu cuento ¡donde va a parar!, yo también veo ahora los cuentos desde otra prespectiva y también me había parado a pensar la reflexión que tu hoy nos has escrito... ¡vaya tela!.

    Las golosinas me han encantado y además hemos coincidido, yo sin cuento... que soy mas sosona jajaja, pero en la esencia coincidimos!

    Muchos besos, a disfrutar del fin de semana, una vez más una propuesta chulísima!

    ResponderEliminar
  3. Qué ricas golosinas caseras! Me encantan vuestros retos =)
    Besotes

    ResponderEliminar
  4. que bonita entradaaaa!! me ha encantado,por no hablar del cuento,mucho mejor asi sin malos malisimos! Una dulzura despertar y encontrarse estas golosinas caseras... Hummmmm
    saluditos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado todo, el cuento sin malos y las gominolas!!! Que delicia!!!

    Te invito a pasarte por mi blog que estoy de sorteo!!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Qué bonitas fotos. Unas gominolas caseras estupendas.

    ResponderEliminar
  7. que ricas las gominolas ! y las fotos preciosas me encanta el colorido besitos

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado Helena. No sabes que identificada me he sentido desde el primer momento al leerte. Primero porque compartimos gustos literarios y segundo por toooodo lo que cuentas de los "cuentos infantiles clásicos". La mayoría son tremendos, por no decir bastante machistas (como muchas pelis Disney: princesa busca príncipe qie la salve... hablo de los clásicos, no de los actuales).
    La de noches que yo he "versionado" cuentos para leerles a mis niños.
    Un besazo
    PD: me llevo un puñadito de golosinas para mis pekes.

    ResponderEliminar
  9. Que cosa más rica, el color es fantástico.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me gustan todos LOS CUENTOS que citas... pero el ÚLTIMO me ha ENCANTADO!!! como me supongo que encantarían esos PRECIOSOS DULCES A TUS NIÑAS Y A TÍ POR SUPUESTO!!!
    BELLÍSIMAS FOTOS QUERIDA... y COLORIDO A TOPE... eres lo más.
    BESOS DE... Conxita

    ResponderEliminar
  11. Un colorido precioso! las gominolas que tentacion...Un besin.

    ResponderEliminar
  12. Deliciosas y con un colorido muy bonito besos

    ResponderEliminar
  13. Uf, no hay un cuento clásico que no tenga drama, siempre hay muertes, asesinatos y desapariciones.
    La mayoría son para cortarse las venas.. ;)

    ResponderEliminar
  14. Precioso cuento!!!si lo leen mis hijos me ponen inmediatamente a hacer chuches a discrección...jajaja..
    La verdad es que dan ganas de comerselas todas..y no solo a los niños.
    Un beso
    paloma

    ResponderEliminar
  15. El cuento muy chuli! Y las golosinas, solo te diré que se me hace la boca agua!. Te copio la receta. Besos Ana

    ResponderEliminar
  16. A mi también me ha encantado leer siempre (y oler los libros.... mmm), desde pequeña .. ¡de cuántos libros he disfrutado!, y me parece algo importantísimo a transmitir a los niños. Me ha encantado tu versión de Hansel y Gretel :) y si al final de su camino se encuentran estas chuches que has preparado pues no me extraña que se hincharan, jaja. Nunca he preparado golosinas, me encanta esta propuesta, a ver si se las hago a mis niños un día de estos. Te han quedado fabulosas!

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Los libros son una preciosidad en todos los sentidos. Motivan al intelecto y la imaginación y aquellos que ya tienen algunos ayeres, motivan el alma... es una sensación por la que no me dejo llevar por las tablets por más funcionales y cómodas que sean...

    Las golosinas se ven súper ricas!!!! Mi cuñada hizo algo así hace ya meses, pero no las pude probar porque andaba con mis náuseas y demás síntomas de embarazo. Pero ahora que ya se me ha pasado... ¡Podemos aprovechar recetas como ésta! Seguro que cuando mi nena tenga edad, agradecerá que en casita le preparemos dulcecitos como éstos. Un besito de azúcar!!!!

    ResponderEliminar
  18. Que rico, tienen una pinta estupenda, todo un descubrimiento tu blog, me quedo por aquí para no perderlo de vista.

    Yo tambien tengo uno aunque no es ni la mitad de bueno, si te apetece pasarte es http://alba-hogar.blogspot.com.es/

    Gracias

    ResponderEliminar
  19. Me encantan los cuentos.....y me encanta leer.... por cierto nunca he hecho golosinas.... tomaré nota de las tuyas.... Btos

    ResponderEliminar
  20. De chica me fascinaban estas gomitas! se ven buenísimas

    ResponderEliminar
  21. Me encantó este reto. Tan dulce, tan colorido, tan... infantil.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Todavía no las he hecho, pero tienen una pinta estupenda.. Bss

    ResponderEliminar
  23. Mucho mejor tu versión de Hansel y Gretel!! Yo también opino que los cuentos, muchas veces son demasiado crueles.
    Las gominolas te han quedado de cuento!! muy coloridas y muy bonitas, y seguro también que muy ricas!!!
    Bsos

    ResponderEliminar
  24. me voy a imprimir tu cuento para leerselo a mi sobrina que viene en verano...
    Vivan los cuentos bonitos y las golosinas de colores!!!! un post muy completo, con ideas y fotos estupendas!!!
    GENIAL, pastelito valiente.

    ResponderEliminar
  25. Una entrada super dulce y no sólo por las gominolas!

    ResponderEliminar
  26. Helena que entrada tan dulce ;) y además debe ser bien fácil de hacer estas gominolas, las próximas las hago en casa! un beso

    ResponderEliminar
  27. Me voy a ir corriendo a tu casa con mis 3 churumbelas y en un momentito te limpiamos la casa de dulces ¿Qué te parece? Vaya gominolas más estupendas que has hecho y qué naturales.Ya tengo la receta bien guardadita, tocará en mi casa, eso seguro!!!

    ResponderEliminar
  28. Mendudas fotos, dan ganas de echarse una a la boca, digo las gominolas no las fotos.
    bueno te han quedado muy bien. Yo las hice una vez pero no me cuajaron demasiado bien.

    ResponderEliminar
  29. No soy de gominolas, pero mis sobrinos si y cuando los veo les llevo gominolas caseras, las buenas!!! ;)

    ResponderEliminar
  30. Ay Helena...qué recuerdos!! estas chuches las hacía de pequeña...me encantaban! es que siempre me han gustado las chuches mucho, y mi madre, para que no pidiera de las de kiosko me las enseñó a hacer! :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  31. Esas gominolas te han quedado de vicio mortal, yo sin duda me las comía todidas, porque además me fascinan!!!!

    Los libros que te puedo decir...el aroma es divino, no solo de un libro nuevo, sino de uno viejo con historia dentro no solo la escrita, sino la leída.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  32. Humm,Helena que buena ricas gominolas!!!:)

    ResponderEliminar
  33. Que buenas!! Yo tengo pendiente hacerlas, así que me guardo la receta. Además las fotos te han quedado monísimas.

    ResponderEliminar
  34. Jajaaa, me parto contigo!!! Coincido en que los cuentos son de los más crueles!! Cuando se los leía a mi niña de pequeña había partes que me saltaba o las adornaba, por no hablar de Disney que mi hija lloraba a moco tendido!!
    El tuyo es mejor, final feliz sin sufrimiento!!
    Estas pastillas de goma son de lo más, nunca las he hecho, quizás porque aunque me gusten siempre prefiero un trozo de chocolate, jijiii!!
    Besotesss

    ResponderEliminar