jueves, 27 de octubre de 2011

BUÑUELOS DE HALLOWEEN


No os podéis imaginar lo que me ha costado hacer una entrada para Halloween. En primer lugar porque, por una parte me apetecía hacer algo típico español para el día de "Todos los Santos", pero por otra también me apetecía hacer algo "americano" porque me parecen muy vistosas las cosillas que he visto en otros blogs, en libros... Aunque siempre he sido un poco reacia a todo esto de Halloween, no dejo de reconocer que es divertido ver las chocolatinas, los cupcakes decorados "fantasmagóricamente", las calabazas, las "terrorificas" momias... en fin todo. Así que, en principio pensé hacer algún cupcake decorado (pero ya sabéis que mi fuerte no es el fondant) y encima no tengo tiempo porque en estas fechas también es el cumpleaños de mi marido y de mi hija mayor, por lo que estoy preparando otra clase de dulces... Así que pensé ¿y por qué no hago unos buñuelos que es el dulce que más me gusta de este día? Y es que aquí no los hacen, tienes que ir al Corte Inglés a comprarlos y se forman unas colas impresionantes y encima, el año pasado los compré y la masa estaba durísima. Pues bien, al final hice una mezcla un poco rara. Hice buñuelos, pero en vez de bañarlos en azúcar una vez fritos, les hice un glaseado que teñí en los diferentes colores que asociamos con Halloween, sobre todo en naranja (por eso de las calabazas) y, la verdad es que me quedaron muy ricos (mejor que los que compré el año pasado, seguro).


MASA:
- 100  gr de mantequilla.
- 170 gr. de harina.
- 250 gr de agua.
- 4 huevos.
- 1 cucharada de azúcar.
- 1 cucharadita de sal.
- Aceite de oliva para freir.

Se ponen en el vaso, el agua, la mantequilla, el azúcar y la sal y se programan 8 minutos, 100º, velocidad 4. Cuando pase ese tiempo se añade la harina y la levadura a la vez y se mezcla todo, programando 15 segundos, velocidad 4 (sin temperatura). Retiramos el vaso de la máquina y dejamos enfriar la masa (yo lo dejé 20 minutos).
Se vuelve a poner el vaso en la máquina, programamos velocidad 4 y vamos añadiendo los huevos uno a uno, asegurándonos que quedan bien mezclados antes de añadir el siguiente. Dejamos reposar la masa (yo otros 20 minutos).
Calentamos en una sartén el aceite y vamos echando pequeñas cantidades de masa (yo saqué la masa de la TMX , la puse en una manga pastelera y fui echando pequeños montoncitos y echándolas en el aceite). Una cosa, el aceite no tiene que estar muy caliente para que se hagan bien por dentro (a mí los últimos se me quedaron un poco crudos y terminaron en la basura, con gran dolor por mi parte, pero no tenían solución ni posibilidad de reciclaje).

RELLENO:
Pongo la receta de la crema pastelera porque es como a mí me gustan los buñuelos, pero ya sabéis que se pueden hacer rellenos de nata, de chocolate o de lo que queramos.

- 3 huevos.
- 600 ml de leche.
- 120 gr de azúcar.
- 50 gr de maizena.

Se programa 7 minutos, 90 º, velocidad 1 y se reserva en una manga pastelera. Yo la hice el día anterior a la masa.

GLASEADO:
- 1 clara de huevo XL.
- 200 gr de azúcar glas.
- Unas gotas de zumo de limón.
- Colorantes alimentarios (en mi caso rojo y naranja)

Se echa todo en el vaso y se programa 30 segundos a velocidad 4. Separamos en boles y echamos el colorante deseado, mezclando bien para que adquiera el color que queramos.

Se abren los buñuelos, se rellanan con la crema y se les echa por encima el glaseado.

Y, ya que muchos no tenéis la TMX, os dejo una receta tradicional a través de un link al blog "El Aderezo" que me ha parecido muy curiosa porque lleva integrada la masa pastelera a la masa del buñuelo y que, creo que voy a probar este fin de semana (esta vez para hacer los buñuelos de la manera tradicional, rebozados en azúcar, sin glaseados buenos pero "raros") Os pondré el resultado, lo prometo.

sábado, 22 de octubre de 2011

GALLETAS TRES CHOCOLATES... Y MDT



Supongo que a todos nos pasa, nos gustan muchos blogs, poco a poco vamos conociendo nuevos blogs culinarios y nos preguntamos "¿pero cómo no lo había visto antes?" nos gustan sus recetas, sus fotos, su manera de contar las cosas... pero, a pesar de ir añadiendo más y más blogs a nuestra lista de favoritos, siempre hay algunos que fueron los primeros que empezamos a visitar y a los que somo  fieles, no por una cuestión de tiempo o nostalgia sino porque son realmente buenos, buenos de verdad... de esos que estarías horas y horas leyendo, horas y horas viendo sus recetas... pues exactamente eso es lo que a mí pasa con "Mi dulce tentación", el blog de Silvia (no necesita más presentación porque todos la conocemos). Empecé a ver su blog hace mucho tiempo, primero de forma anónima como los veía todos y, poniendo en práctica alguna de sus recetas, hasta que finalmente decidí hacer mi propio blog (idea que llevaba rondándome la cabeza años pero que por cuestiones de trabajo, embarazos y niñas no había puesto en marcha antes) y me hice seguidora pública de MDT (digo seguidora pública, pero debería decir fan incondicional, de esas que con 15 años van a los conciertos y gritan como "posesas" al ver a sus ídolos, pues igual) Y es que el blog de Silvia no es que sea bueno es, como diría una compañera mía, "lo siguiente de bueno" es decir, es una maravilla... ¿Qué os digo que no sepáis? Contiene recetas fáciles (otras no, claro), vistosas... y BUENÍSIMAS (con mayúsculas, claro).
Como digo, como fan incondicional, el jueves día 20 a las 19:30, presentaba Silvia su libro en El Corte Inglés de Santa Cruz de Tenerife y, a pesar de que yo ya lo había visto por sus estanterías, sabiendo que lo iba a presentar esperé para comprarlo y me fui a la presentación. Fijaos si soy fanática de MDT que la hora de la presentación no es que me viniese precisamente bien con dos bebés en casa, porque justo a las 8 empiezan los baños, la cenas... pero por un día no iba a dejar de ir, así que dejé a mi marido al frente de la operación baño y me fui al Corte Inglés.


¿Qué os digo del libro? Que está muy bien, con recetas muy sencillas y con ingredientes fáciles de encontrar en cualquier sitio. Y las fotos son de esas que te dicen "cómeme, cómeme ya". Tengo que culpar a Silvia de no haber dormido casi nada el jueves porque me tiré un buen rato viendo el libro y decidiendo qué receta hacer. Y sí, todas las recetas están en su blog... pero ¿quién no prefiere un buen libro que ojear, en el que poner post-it y tener al lado cuando hacemos la receta? Os animo a que lo compréis.
De Silvia os puedo contar que es encantadora, que es muy agradable... y me sorprendió que, con el éxito que está teniendo su blog tenga esa humildad y ese punto de timidez que a otros, en situaciones similares, les falta. Espero que, viviendo las dos en Tenerife, mantengamos el contacto y nos volvamos a ver.

Después de ojear y ojear el libro, decidí hacer estas galletas a las que Silvia llama Cookies blanco-negro y en casa hemos rebautizado como "Galletas tres chocolates"(tenía ganas de hornear algo rápido y bueno y ya sabéis que el chocolate mi pierde y si se trata de los tres tipos ya ni os cuento). Silvia se inspiró en el blog de Rosa "Bocados dulces y salados"  y yo lo único que he sustituido ha sido la levadura por por cremor tártaro y bicarbonato.



Bueno y ahí va la receta de estas galletas que están "para volverse loco" y que me van a hacer engordar lo que he perdido después del embarazo:

- 250 gr de harina.
- 65 gr de chocolate blanco.
- 65 gr. de chocolate con leche.
- 65 gr. de chocolate negro.
- 130 gr de mantequilla.
- 180 gr de azúcar.
- 1 huevo.
- 1cucharadita de bicarbonato.
- 1 cucharadita de cremor tártaro.

En un bol se trocean los tres tipos de chocolate. Fundimos en un cazo la mantequilla y , cuando está derretida, la batimos con el azúcar hasta obtener una crema homogénea. Incorporar el huevo sin dejar de batir. Añadimos la mitad de la harina con la levadura y el cremor tártaro y amasar hasta que esté todo bien integrado. Cuando esté todo bien integrado se añade el resto de la harina y se sigue amasando. Cuando esté totalmente integrada añadimos los chocolates.
Vamos formando bolas y las colocamos en una bandeja de horno forrada con papel vegetal y las vamos aplanando con las manos. Finalmente, las introducimos en el horno precalentado a 180º entre 10 y 15 minutos (yo las tuve 12, pero ya se sabe que cada horno es un mundo).


Y Silvia, la próxima vez que nos veamos en El Corte Inglés tiene que ser para ir a encargar nuestra Kitchen Aid (en rojo Ferrari, por supuesto)... a ver si Baltasar lee mi carta este año, piensa que he sido buena y me la regala (yo sé que Baltasar va a leer esta carta, así que lo dejo caer)

martes, 18 de octubre de 2011

GULASH


Whole Kitchen en su propuesta salada para el mes de octubre nos invita a preparar un plato clásico de la cocina húngara: Gulash.



Es mi primera participación en los "retos" o propuestas saladas de "Whole Kitchen". Cómo podéis ver,  esta vez, se trataba de preparar Gulash, que es un plato típico húngaro. Buscando los orígenes de este plato he descubierto (entre otras páginas, gracias a mi amiga Wikipedia), que la palabra Gulash o Goulash proviene del húngaro "gulyás" que significa vaquero o pastor de cabras. Y es que sus orígenes fueron los guisos que, con carne de vacuno, preparaban en el campo los pastores. Fundamentalmente el gulash se caracteriza por ser un plato "especiado", admite casi cualquier tipo de especia y principalmente el pimentón (o paprika). Yo, como buena española he usado pimentón de la Vera (y no por ser buena española, es que para mí, sin duda es el mejor que existe).
Nunca había hecho gulash, había oído hablar de este plato, pero no sabía ni de dónde era pero, a partir de ahora se va a convertir en plato mensual en mi casa. Está rico, rico no, riquíiiiiisimo y, aunque el tiempo de cocción es muy largo es muy fácil de preparar. Lo único que os aconsejo es que, a la hora de meterlo en el horno, uséis una fuente de barro (de esas de toda la vida y si es de Pereruela, mejor) porque le da un toque ahumado que hace que sea una delicia. Se suele acompañar de ensalada de patatas, spatze (una especie de gnochis pequeños) y, por supuesto, de pan.

INGREDIENTES (para 4 personas):

600 gr de carne de morcillo en trozos.
300 gr de cebolla.
1 diente de ajo.
1 cucharada de pimentón dulce de la Vera.
1 cucharadita de pimentón picante de la Vera.
1 cucharada de harina.
1 cucharadita de semillas de alcaravea.
Media nuez moscada (recién rallada).
2 o 3 clavos.
300 gr de tomates pelados (mejor naturales)..
Pimienta (recién molida).
Sal y aceite.
400 ml de caldo de carne.

Precanlentar el horno a 150º.
Doramos un poco la carne en aceite bien caliente. La sacamos, la ponemos en la fuente de barro y la metemos en el horno precalentado.
En el mismo aceite añadimos la cebolla cortada en rodajas y el diente de ajo laminado. Cuando esté pochada, retiramos la sartén del fuego y le añadimos el pimentón y la harina, mezclándolo bien. Volvemos a poner en el fuego y añadimos el tomate (pelado y triturado), todas las especias y la sal. Cuando empieza a borbotear, le añadimos el caldo y, cuando entre en ebullición vertemos esta mezcla sobre la carne e introducimos todo el horno durante 1 hora y media o dos horas a 150º.



Yo lo acompañé de una ensalada de patatas, de la que también os dejo la receta:

- 4 o 5 patatas grandes.
- Aceite de lovia virgen extra.
- Limón.
- Sal.
- Perejil.

Se cuecen las patastas cortadas en dados.
Mientras se hacen las patatas vamos haciendo la vinagreta con el aceite, el zumo de un limón y la sal, emulsionando todo bien para que quede una mezcla homogénea. Picamos bien el perejil.
Sacamos las patatas y dejamos templar. Antes de que enfríen le echamos la vinagreta y revolvemos bien (las patatas se empapan mejor de la vinagreta cuando están templadas).

El Goulash es un plato perfecto para los días de frío del invierno peninsular. Yo lo hice aquí este fin de semana que hacía un calor en Tenerife de miedo y, aunque estaba muy bueno, por poco me muero por la tarde del calor que me estaba entrando, así que os lo recomiendo para entrar en calor ahora que empiezan los fríos peninsulares.

jueves, 13 de octubre de 2011

MUFFINS SALADOS DE JAMÓN Y TOMATES AROMATIZADOS


Hacía mucho tiempo que me habían dado esta receta y nunca me había decido a hacerla. Tal vez no la haya hecho antes por esa idea preconcebida de que los muffins son "dulces", pero de pronto empecé a ver en distintos blogs "muffins salados" y pensé que los tenía que hacer ya... y ahora me pregunto por qué no los he hecho antes porque decir que están buenos es poco, están riquísimos, blanditos, con un sabor parecido al de la pizza y qué deciros del aroma que se extiende por la casa cuando se hacen, que es un olor a hiervas, horno... en fin, que entre lo fáciles que son de preparar y lo rápido que se hornean, se van a convertir en cena más de una vez en mi casa.

INGREDIENTES (para 12 muffins):

- 250 gr de harina
- 1 sobre de levadura.
- 250 ml de leche.
- 100 gr de queso rallado (yo puse queso manchego curado)
- 1 huevo.
- 75 ml de aceite de oliva virgen extra.
- Tomates aromatizados (los que se quieran).
- Orégano y romero (una cucharadita de cada).

En primer lugar tendremos que hacer los tomates aromatizados, yo los llamo así, pero la idea está sacada del libro de Nigella Lawson "Comida rápida saludable" y ella los llama tomates a la luz de la luna. Sin duda un nombre muy poético pero que responde al hecho de que se hacen durante la noche. Yo prefiero llamarlos tomates aromatizados por el aroma con el que quedan y porque admiten cualquier hierba que queramos ponerles. Desde que los descubrí no paro de hacerlos, por su facilidad, por lo buenos que están y porque me sirven para un montón de cosas. Ya los he hecho para añadir a unos tallarines, para dos o tres ensaladas, para unas tostas... y, aunque la receta original de estos muffins eran con tomates macerados en aceite de oliva (comprados, claro), no dudé en utilizarlos también.


INGREDIENTES TOMATES AROMATIZADOS:

- Una bandejita de tomatitos cherry (o las que se quieran). También se puede hacer con tomate troceado o en rodajas.
- Jamón serrano en taquitos.
- Sal.
- Una pizca de azúcar.
- Las hierbas secas que queramos (yo siempre pongo orégano y lo demás lo vario, esta vez le puse  tomillo y albahaca).
- Aceite de oliva virgen extra.

Se precalienta el horno a 250º.
En una bandeja ponemos los tomatitos cortados a la mitad. Regamos con el aceite y le añadimos por encima, el azúcar, la sal y las hierbas. Cuando el horno haya alcanzado los 250º, lo apagamos e introducimos la bandeja de tomates, cerramos inmediatamente para que no pierda  calor y dejamos los tomates durante toda la noche. Al día siguiente están en su punto perfecto. No me diréis que no es fácil y rápida de hacer.


Para los MUFFINS.


Precalentamos el horno a 180º.
Batimos el huevo, la leche y el aceite. Le añadimos los ingredientes secos (previamente mezclados). Con la ayuda de una espátula le añadimos los tomates cortados y el jamón y mezclamos bien. Introducimos la mezcla en los moldes para muffins, previamente engrasados y horneamos de 20 a 25 minutos. Cuando los saquemos del horno, poner por encima un porquito de queso para que se funda con el calor. Servir calentitos.

Espero que os guste, por cierto que Nigella Lawson dice que, para los tomates hay que precalentar el horno a 220º, pero yo lo he hecho de las dos formas y, aunque parece una tontería, me da la sensación de que quedan mejor a 250º.

viernes, 7 de octubre de 2011

MILHOJAS DE SETAS, QUESO Y ARÁNDANOS



Como muchos ya sabréis, Ana del blog "La cocina de Ani", ha organizado un sorteo para celebrar sus 200 seguidores. El sorteo consiste en hacer alguna receta suya y publicarla en nuestros blogs, así que, desde que decidí participar me puse a mirar qué es lo que podía hacer y, a pesar de que me gustan muchas de sus recetas y tengo varias apuntadas en "pendientes" como el "Bizcocho de chocolatinas con caramelo" o las "galletas de miel", esta vez me apetecía hacer algún plato salado y que tuviese algún ingrediente principal de temporada por lo que al final, me decidí por este "Milhojas de setas, queso y arándanos" ya que estamos en plena temporada de setas.
He versionado un poco la receta de Ana porque no encontré pasta filo y la tuve que sustituir por hojaldre, y para no copiar la receta tal cual y poder poner algo de mi cosecha hice yo la mermelada de arándanos.




INGREDIENTES:
- Dos láminas de hojaldre.
- Setas (yo usé la Cantharellus cibarius)
- Queso especial para raclette.
- Bechamel.
- Mermelada de arándanos.


Para hacer la mérmelada de arándanos ponemos en el vaso de la thermomix 400 gr de arándanos, 300 gr de azúcar y el zumo de un limón. Programamos 25 minutos, 100 grados a velocidad 1.


Para el milhojas de setas:

Freímos las setas con un poquito de sal y hacemos la bechamel. Cortamos en dos rectángulos cada lámina de hojaldre. En una bandeja de horno ponemos uno de los rectángulos de hojaldre y lo pinchamos con un tenedor varias veces. Encima ponemos una capa de setas. Cubrimos con otro rectángulo de hojaldre y ponemos encima una capa de queso y bechamel. Volvemos a poner otra capa de hojaldre y encima setas. Finalizamos con una capa de hojaldre pintada con huevo batido. Metemos en el horno precalentado a 200º, durante 30 minutos. Finalmente decoramos con mermelada de arándanos.



Felicidades Ana por esta receta porque la mezcla de sabores es muy buena. En casa nos ha gustado mucho así que, tendré que repetirla pero a ver si encuentro pasta filo para la próxima vez. (os dejo el link con la receta de Ana "Milhojas de setas, queso y arándanos") Espero que muchos os apuntéis al concurso y, sobre todo, que visitéis su blog para que no tenga 200 sino miles de seguidores.

sábado, 1 de octubre de 2011

CRUMBLE VALDEPEÑERO



Cuando empecé con este blog no sabía si hacer una receta dulce o salada, si hacer una receta típica de mi tierra (es decir manchega) o si hacerla típica canaria. Al final, ni la uno ni lo otro, me decidí por un Bundt Cake, receta dulce y típicamente americana (lejos de nuestra cultura culinaria), pero la idea de hacer alguna receta dedicada a mis orígenes, a mi familia (a mis padres y a mis hermanos) y, sobre todo, a mi pueblo VALDEPEÑAS, siempre me ha rondado la cabeza. La receta que he hecho no tiene nada que ver con ninguna receta típica manchega, pero leyendo el libro de Nigella Lawson "Comida rápida saludable", que tengo desde hace tiempo, en el que viene un crumble de moras (que Silvia de "Mi dulce tentación", ya ha hecho), se me ocurrió una versión que ha quedado muy muy bien.
De los cinco hermanos que somos, tres vivimos fuera (otro a medio camino) y sé que si leen esta entrada estarán de acuerdo conmigo en que uno de los recuerdos que se graban en la memoria de cualquier valdepeñero en esta época es el olor a mosto que impregna todo el pueblo y es que, si tengo que definirlo, mi pueblo huele a mosto, a vino... a uva, que es el motor de toda la economía valdepeñera. En esta época cualquiera que se acerque a Valdepeñas podrá comprobar cómo llegan los tractores desde el campo hasta la ciudad trayendo los remolques llenos de uva y hacen colas esperando entrar en la bodegas para venderla y que se empiece así con el primer paso en la elaboración del vino. Pues bien, todo este ir y venir de tractores, la vendimia, la primera prensada de la uva... hacen que el pueblo se inunde de olor a mosto... y esto, para mí, si que es síntoma de que empieza el otoño y, de verdad os digo, que creo que es una de las cosas que más echo de menos desde que estoy aquí. Es curioso como, cuando vivía allí, veía todo esto tan normal y ahora, que lo tengo tan lejos, daría lo que fuera por poderme ir allí unos días en esta época y volver a olfatear ese olor tan especial en mi tierra, en mi casa, con mi madre y mis hermanos y que,mis hijas y mi marido pudiesen olerlo también... algún año lo haré. Por eso he decidido hacer una receta con uvas. Ojalá pudiese haber hecho esta receta con uva de Valdepeñas, pero eso es imposible porque sólo se consigue allí y, si conoces a alguien que tenga viñas porque si no es, casi imposible. Me gustaría que, si tenéis la ocasión (si pasáis cerca, os paréis cerca de un viñedo y, aunque esté mal decirlo, coged un racimo que no creo que pase nada por uno pequeñito) las probéis. Son pequeñitas, pero muy muy dulces. Pero bueno, a falta de mi uva favorita  he hecho este crumble con uvas que compré en el mercado.


INGREDIENTES:

- Dos racimos grandes de uvas (uno de uva morada y otro de uva blanca).
- Una cucharadita de canela.
- Una cucharadita de nuez moscada.
- 150 gr de mantequilla.
- 75 gr de almendras tostadas enteras.
- 75 gr de avellanas.
- 75 gr de azúcar moreno.
- 75 gr de copos de avena (naturales, sin azúcar añadido).
- 75 gr de harina.

Se le quitan los granos a las uvas (y, si os gusta más, la piel). Se ponen en una bandeja de horno (que no sea muy profunda) y se espolvorean con un poco de azúcar moreno.
Se machacan las almendras y las avellanas.
En un bol mezclamos la almendras y las avellanas machacadas con la canela, la nuez moscada, el azúcar moreno, la harina y los copos de avena.
Se derrite la mantequilla y se añade a la mezcla anterior (yo lo pongo todo en la thermomix y programo 30 segundos en velocidad espiga, para que se mezcle perfectamente).
Se echa por encima de las uvas y se mete en el horno precalentado a 200º durante 15 minutos.
Lo acabamos de probar y está bueníiiiiiiiiiiiiiiiiiisimo (no es exageración).