lunes, 14 de abril de 2014

Torrijas



Últimamente me ha dado por publicar dulces típicos. Quienes me conocen saben que, lo que más me gusta hacer en repostería, son los dulces tradicionales. Me encanta hacerlos por algo tan simple como que son los que me gusta comer. Ya he hablado muchísimas veces de que no me gusta el fondant y que las buttercreams no son santo de mi devoción, pero sí que soy una apasionada de los rosquillos, los Miguelitos, los  bizcochos o la buena repostería europea. Uno de los dulces tradicionales españoles que más me gustan son las torrijas, un dulce sencillo, como todos los españoles, de aprovechamiento pero no por ello menos rico, sino todo lo contrario, están llenas de sabor y, cuando coges una no puedes parar. Por algo es un dulce que se remonta hasta la época de los romanos y del que existen documentos escritos del siglo XV. Si algo perdura tanto en el tiempo, es porque es buenísimo ¿no?
Últimamente existen miles de versiones de las torrijas: De vino, de miel, de naranja, rellenas de crema, de chocolate.... todas ellas riquísimas, pero yo hoy os traigo la versión clásica, la más pobre de todas pero, para mí, la más exquisita ya que no necesitan nada más para hacerlas espectaculares.



TORRIJAS CLÁSICAS.






- Una barra (o las que queramos) de pan de un par de días, con buena miga.
- Leche (yo la uso del tiempo).
- Huevo.
- Azúcar.
- Canela.

Cortamos el pan en rebanadas de un par de dedos de grosor y las empapamos en leche. Las pasamos por huevo y las freímos. Mezclamos el azúcar con la canela y, cuando las torrijas, estén fritas y aún calientes las pasamos por esta mezcla.
Dejamos enfriar, si podemos, y a comer.

Nota: Ésta es la versión más clásica de las torrijas. Yo normalmente, caliento la leche con un palo de canela, piel de limón y una cucharada de azúcar. La echo por encima de las rebanadas de pan y el resto de la receta igual.

lunes, 7 de abril de 2014

Príncipe Alberto


La propuesta de este mes para los retos "Qué rico, mamá" viene de la mano de Mara, de "Más dulce que salado". Consiste en la elaboración de postres en vasitos. Desde que la ví, tuve claro lo que iba a hacer: "Príncipe Alberto", un postre típico de la  isla de La Palma. Este postre típico, además de estar buenísimo, tiene un nombre muy curioso ¿no os parece? Yo siempre me he preguntado el por qué de este nombre:
¿Sería porque el famoso príncipe monegasco habría estado alguna vez por allí y le hicieron un postre especial? JAJAJAJAJA. En serio, al principio pensaba que sería por alguien al que conociesen con ese "mote" por allí, pero, parece ser que tampoco es eso. He preguntado a varios palmeros y nadie sabe el origen exacto del porqué este postre se llama asi. Unos me han contado la historia de Doña Matilde Arroyo que fue abandonada por su marido en los años 40 y, viéndose sóla y con dos hijos, empezó a hacer lo que mejor sabía hacer, postres típicos palmeros y a venderlos de casa en casa. Uno de los postres que creó, a partir de una base de Bienmesabe palmero, fue el Príncipe Alberto. Los que me cuentan esta historia y, buscando en internet, dicen que le puso este nombre proque "estaba tan bueno como el príncipe Alberto". Sin embargo, si el príncipe Alberto al que se refiere es en el que yo pienso: ¡¡¡Qué poca justicia le estamos haciendo a este postre!! Porque, comparar un postre tan magnífico como éste con un hombre entrado en años, rechoncho y calvo no es que deje en muy buen lugar a este postre ¿no?. Pero, como os digo, ésta es una versión, otros palmeros, me han comentado que el nombre lo debe a un tal Príncipe Alberto, no el mismo al que antes me refería que, hace años, visitó la isla y, en honor del cual se elaboró este postre. ¿Qué historia es cierta? Habrá que seguir preguntado.

Ya sabéis que, si queréis ver todas las propuestas sólo tenéis que visitar el blog de los retos "Qué rico, mamá"


PRÍNCIPE ALBERTO







- 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
- 100 gr de almendras crudas.
- 100 gr de avellanas.
- 100 gr de azúcar.
- 150 de chocolate.
- 100 gr de nata montada.
- 3 huevos (separadas las claras de las yemas).
- Bizcochos de soletilla.
- 1 taza de café sólo.

Se pican las almendras junto a las avellanas hasta hacerlas polvo. Se añaden el azúcar y las yemas de huevo y mezclamos. En un cazo deshacemos el chocolate con la mantequilla, dejamos templar y se lo añadimos a la mezcla de frutos secos y azúcar mezclamos bien y dejamos enfriar. Mientras, montamos las claras a punto de nieve. Cuando estén montadas se las añadimos a la mezcla anterior y mezclamos con movimientos envolventes para que se quede con textura esponjosa y las claras no se bajen.
Mojamos las soletillas en el café y las rompemos "en miguitas" pequeñas. Las integramos con la mousse. Ponemos en vasitos con un poco de nata montada por encima.

Nota: Por cuestiones estéticas de la fotografía, yo he hecho el Príncipe Alberto a capas, es decir, una capa de mousse, una capa de soletillas, etc, pero el verdadero Príncipe Alberto se sirve mezclando todo, tal y cómo os he explicado.

lunes, 31 de marzo de 2014

Palomitas de caramelo



Hoy os traemos una receta que podría haber formado parte de los retos "Qué rico, mamá!, pero no, hoy la traigo sin ningún tipo de reto. Se trata de unas palomitas de caramelo o cotufas de caramelo como dirían aquí, en Tenerife, o en mi pueblo, que las llaman igual. Estoy preparando el cumple de mi hija mediana y, una de las cosas que voy a poner son estas palomitas. Bueno, estas mismas no, porque no ha quedado ni una, entre todos nos las hemos comido nada más terminar de hacer las fotos, pero sí otras iguales. Nunca las había hecho con caramelo y el resultado merece la pena muchísimo. Además, lo bueno es que se pueden dejar preparadas con antelación metidas en bolsas, ya que no cogen la humedad típica de aquí porque la capa de caramelo lo impide. A las niñas les han gustado muchísimo, así que las podemos preparar para cualquier celebración infantil (o no tan infantil) o simplemente para ver una película tranquilamente en casa.

Os quería comentar que, a partir de hoy, voy a empezar a publicar los lunes en vez de los sábados. Para mí es más cómodo porque puedo redactar durante el fin de semana y creo que también para vosotros porque si os apetece hacer la receta tenéis toda una semana para prepara y hacerla tranquilamente el fin de semana. ¿Qué os parece?



PALOMITAS DE CARAMELO






- 1 cda de aceite de girasol.
- 100 gr de granos de maíz.
- 100 gr de mantequilla.
- 50 gr de azúcar moreno.
- 50 gr de azúcar blanquilla.
- 150 gr de corn syrup.
- 1/2 cdta de bicarbonato.

En una olla grande calentamos el aceite y le añadimos los granos de maíz. Vamos agitando la olla de vez en cuando hasta estallen todos los granos. Reservamos hasta que se enfríen.

Precalentamos el horno a 125º.
En un cazo calentamos la mantequilla, añadimos los dos azúcares y el corn syrup y vamos removiendo a fuego lento hasta que se deshagan. Inmediatamente después, retiramos del fuego y añadimos el bicarbonato. Removemos la mezcla con fuerza durante un par de minutos (por el efecto del bicarbonato crecerá). Añadimos la mezcla a las palomitas y removemos con cuidado. Volcamos sobre unas bandejas de horno, procurando que queden separadas. Horneamos durante una hora, abriendo el horno cada 15 minutos y separando con una cuchara de madera las palomitas que se hayan unido.

Fuente: La cocina fácil de Lorraite Pascale (con adaptaciones de otra receta que tenía anotada)

sábado, 22 de marzo de 2014

Petit Suisse de fresas

 

Este año, aún no había publicado ninguna receta con fresas y ya era hora. Llevo un tiempo comprando fresas en el mercado porque las fresas con nata es una de los postres que más me gusta. Pero, a pesar de que las llevo comprando desde hace un tiempo, hasta ahora no han estado en su punto, de hecho estaban un poco verdes aún. Pero, ahora sí, ahora están en su punto y, éstas últimas que compré estaban dulces, ricas, en su punto justo. Así que el otro día  compré dos kilos para hacer diferentes cosas con ellas. Y una de las cosas que hice fueron estos petit suisse de fresas naturales.
 
 
Cualquier parecido de estos petit suisse con los industriales es pura casualidad. La textura sí es muy parecida, pero el sabor los supera con creces porque no saben, como diría yo, a polvos. Saben a fresa de verdad, un poco a esos sabrosos batidos de fresa que hacemos en verano. Os recomiendo hacerlos muchísimo porque son facilísimos de preparar, rápidos y sanos. Además para los que, como yo, tenemos familia numerosa, sale bastante cantidad con lo que tenemos para varios días.
 
 
 

Petit Suisse de fresas naturales





 
- 500 ml de nata para montar.
- 100 ml de leche.
- 1 sobre y medio de cuajada.
- 10 cucharadas de azúcar.
- 350 gr de fresas.
- 350 gr de queso mascarpone.
 
Disolvemos la cuajada en la leche. Trituramos muy bien las fresas, hasta que tengamos un puré muy fino. En un cazo calentamos todos los ingredientes removiendo sin parar, para que el azúcar no se nos pegue al fondo, hasta que comience a hervir. Llenamos nuestros recipientes y dejamos enfriar a temperatura ambiente. Cuando estén fríos los metemos en el frigorífico, al menos 12 horas, antes de consumir.
 
Notas: Para los que tengáis thermomix. Se trituran las fresas dentro y se añaden todos los ingredientes (incluída la cuajada disuelta en leche) y programar 8 minutos 100º, velocidad 2.
Os aconsejo que los acompañéis de unos trocitos de fresas, les dan un toque buenísimo.
 


¡¡¡Buen fin de semana a todos!!! Y, como siempre, si hacéis estos petit suisse, contadme qué os han parecido.



viernes, 14 de marzo de 2014

Tarta Selva Negra

 
 
Para esta semana os traigo un clásico de la repostería alemana, la tarta Selva Negra.
 
Esta tarta es típica de la región alemana de Baden. La verdadera Selva Negra está formada por capas de bizcocho de chocolate, empapado con kirsch (típico licor de cerezas alemán), entre las que se pone crema chantilly y cerezas confitadas y se cubre con otra capa de crema y virutas de chocolate. En España existe una versión "españolizada" de esta famosísima tarta que consiste en que una de las capas de chantilly se sustituye por una de trufa. No sé cuál de las dos versiones me gusta más, yo creo que la española me gusta un pelín más por el hecho de no llevar tanta nata pero vamos, que es lo mismo, y en ambos casos es una auténtica maravilla, como toda la repostería alemana.Lo que sí os aconsejo, ya hagáis la versión española o la clásica, es que utilicéis auténtico kirsch. En algunos sitios lo sustituyen por ron o cualquier bebida similar y el resultado, aunque rico, no es el mismo.


La Selva Negra "española" fue una de las primeras recetas que subí a este blog (no os perdáis las fotos, porque no tienen desperdicio, pero no las he querido modificar porque así también véis la evolución de este blog y de sus fotos, JAJAJAJA". Hoy os dejo la versión alemana, la original.
 
 
Lo que sí os aconsejo, ya hagáis la versión española o la clásica, es que utilicéis auténtico kirsch. En algunos sitios lo sustituyen por ron o cualquier bebida similar y el resultado, aunque rico, no es el mismo.

Hoy os dejo con la versión clásica:

Tarta Selva Negra





 
 
Bizcochos:
- 100 gr de harina de repostería.
- 40 gr. de cacao.
- 2 cucharaditas de levadura química.
- 1 cucharadita de pasta de vainilla.
- 1 pellizco de sal.
- 3 huevos.
- 150 gr de azúcar.
- 100 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
- 40 gr de kirsch.
Precalentar el horno a 180º.
Tamizar la harina, el cacao, la levadura. Batir los huevos con el azúcar hasta que espumen y doblen su tamaño. Añadir y mezclar la vainilla y el kirsch y mezclar. Echar los ingredientes secos y mezclar cuidadosamente.
Verter la mezcla en un molde engrasado y hornear 25 minutos a 180º.
 
Chantilly:
-1 litro de nata para montar muy fría.
- 180 gr de azúcar glass.
 
Montar la nata a velocidad alta e ir añadiendo el azúcar poco a poco.
 
125 gr de guindas y 100 ml de kirsch.
 
Para el montaje de la tarta ponemos una capa de bizcocho y la empapamos con kirsch. Seguimos con una de chantilly y, sobre ella, disponemos unas guindas a nuestro gusto. Repetimos la operación. Al final, cerramos con una capa de chantilly con virutas de chocolate por encima.
 
Notas:
 
- Yo hago siempre dos bizcochos para poder hacer una tarta tipo layer cake.
- Uso bastante cantidad de kirsch para empapar las capas de bizcocho porque me gustan los bizcochos y tartas jugosas, pero esto va al gusto de cada uno.


¡¡¡Buen fin de semana!!!

viernes, 7 de marzo de 2014

Roller Pizza

Hoy, como cada día 7, os traigo la propuesta de los retos "Qué rico, mamá" para el mes de marzo. En esta ocasión la encargada de proponer el reto ha sido Patricia, de El recetario de mi cocina. En un principio, el reto consistía en preparar algo salado para fiestas infantiles aunque luego se quedó en preparar algo para fiestas infantiles, dejando abierto el reto tanto a la elaboración de platos dulces como salados. Para ver todas las propuestas, sólo tenéis que ir al blog de nuestros retos "Qué rico, mamá"
Yo, como últimamente en el blog publico más dulce que salado, decidí publicar algo salado. Y es que no sólo de dulce vive el hombre ¿no? Y los niños tampoco. Aunque a todos los niños les gustaría vivir sólo de comer dulces, chuches, chocolate... vamos, que si se encontrasen con la casa de Hansel y Gretel, pero sin bruja dentro, ellos habrían encontrado el paraíso. Pero claro, aunque la bruja de Hansel y Gretel no existe, yo me asemejo un poco a ella y les pongo con frecuencia verduras, legumbres, pescado, carne, fruta... y los dulces que se comen en casa son caseros. Es decir, que en cuestión de comidas infantiles, sólo me falta la verruga y la escoba de bruja para ser una de ellas. Aunque, de vez en cuando, me transformo en bruja buena, como las brujas buenas de Harry Potter y les dejo comer chuches, piruletas y gusanitos... 
El caso es que, hay cosas saladas caseras, que también gustan a los niños porque ¿Qué niño en su sano juicio se resiste a una pizza? Ninguno ¿verdad? Pues eso, que hoy os traigo una Roller Pizza, perfecta para poner en los cumples infantiles y que se hace rapidísimo.
ROLLER PIZZA






- 1 porción de masa de pizza casera:
250 gr de harina
3/4 cucharaditas de sal
10 gr de levadura fresca
120 ml de agua templada.

Se deshace la levadura en el agua. Se mezcla con la harina amasando durante 10 minutos, hasta que se forme una bola que se separe de las paredes del robot, más o menos cinco minutos (o de las manos si la hacemos manual, en este caso 10 minutos). Se deja levar en un bol engrasado durante una hora o hasta que doble su tamaño.

- 5 cucharadas de tomate frito casero.
- 75 de mezcla de cuatro quesos en hilo.
- Trocitos de bacon.
- Orégano.

Precalentamos el horno a 200º.
Estiramos la masa de pizza en una tabla enharinada. Se le echa el tomate y lo extendemos bien. Añadimos el queso y el bacon y enrollamos con mucho cuidado. Cortamos en trozos de dos dedos de grosor. Horneamos de 10 a 12 minutos. Servimos calientes.

Nota: Se puede hacer con cualquier relleno que nos guste e incluso usar masa de pizza refrigerada ya preparada.


sábado, 1 de marzo de 2014

Bizcochitos de plátano y canela


Hoy os traigo una receta de aprovechamiento, con ingredientes que siempre hay en cualquier casa y que se hace en un momento. Todos los que habéis hecho recetas con plátano sabéis, porque os lo he comentado, que en casa tenemos plataneras. Por eso, es normal que, cuando madura una piña de plátanos, además de comer plátanos como "posesos" y regalar en cantidades industriales a todo el que conocemos, no podamos evitar que algunos maduren demasiado y no se puedan comer. Y es que, las piñas de plátanos están cargadísimas de plátanos y, lo malo, es que maduran todos a la vez. Así que, en esos momentos, me dedico a ver todas las recetas que he ido recopilando y voy probando diferentes recetas. Ésta receta en concreto, no sé ni de dónde la cogí ni el tiempo que la tengo en "pendientes de hacer", pero menos mal que no la perdí porque como os he dicho se hace muy rápido y los ingredientes siempre los tengo en casa. Os dejo con la receta de estos bizcochitos de plátano.


 

 
 
 Bizcochitos de plátano y canela
 
 
 
 
 
- 250 gr de harina de respostería.
- 75 ml de aceite de oliva.
- 100 gr de azúcar blanquilla.
- 50 gr de azúcar moreno.
- 3 huevos.
- 1 cucharada de canela.
- 4 plátanos maduros machados.
- 1/2 taza de chips de chocolate.
 
Para el crumble de canela:
- 2 cucharadas de canela.
- 75 de azúcar.
- 75 gr de mantequilla derretida.
 
Precalentamos el horno a 180º.
 
Mezclamos los huevos y los dos azúcares. Añadimos el aceite poco a poco sin parar de batir. Tamizamos la harina con la canela y, junto con los plátanos machacados y las chips de chocolate se los añadimos a la mezcla de huevos, azúcar y aceite. Mezclamos todos con cuidado con la ayuda de una espátula y, sin mezclar mucho, para que los bizcochitos no salgan duros. Llenamos las cápsulas hasta 3/4 partes de su capacidad y horneamos 20 minutos a 180º.
 
Mientras se hornean preparamos el crumble. Para ellos mezclamos la canela y el azúcar. Derretimos la mantequilla y se la añadimos a la mezcla.
 
Cuando saquemos los bizcochitos del horno los pincelamos con la mezcla de canela, azúcar y mantequilla y dejamos que se enfríen.

 
Espero que os animéis a hacer estos bizcochitos, son facilísimos y aprovechamos los plátanos demasiado maduros en algo rico.
 
¡¡¡¡Buen fin de semana!!!!